Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

TVE niega la acusación de censura lanzada por José María García

El periodista culpa a Florentino Pérez y éste anuncia una demanda

La decisión de TVE de no emitir el pasado miércoles una entrevista a José María García dentro del programa La noche de Quintero por contener “insultos y descalificaciones” a políticos, empresarios y periodistas ha sido interpretada como “censura” por el creador del espacio de radio Supergarcía, que esta tarde anunció que interpondrá una demanda contra la cadena.

El director de TVE, Javier Pons, negó la acusación y aseguró que la televisión pública “pertenece a los espectadores, y no a nadie que quiera utilizarla para insultar”.“Franco no ha resucitado, pero he sido abiertamente censurado en pleno siglo XXI”, dijo hoy García durante una multitudinaria comparecencia celebrada en la sede de la Asociación de la Prensa de Madrid. El periodista salía así al paso de la decisión de TVE, tomada la noche del miércoles, de no emitir una entrevista concedida a Jesús Quintero, la primera a la cadena pública desde que abandonó la radio en 2002.

Los directivos de la televisión pública informaron al Consejo de Administración de RTVE de la retirada del vídeo pocos minutos antes de que saliera al aire La noche de Quintero, a las diez de la noche del miércoles. TVE optó por no emitir la entrevista, previamente grabada, al comprobar que en ella “no se vierten opiniones sino insultos, descalificaciones y ataques a terceras personas”, entre ellas el ex presidente del Gobierno José María Aznar, el líder de la oposición, Mariano Rajoy, el ex presidente de Telefónica Juan Villalonga, y el del Real Madrid, Florentino Pérez. Tampoco se libraron de sus críticas sus antiguos colegas de la Cope Luis Herrero y Federico Jiménez Losantos.

Solamente se difundió una parte de la conversación. Precisamente aquella en la que García se refería a Luis Fernández, presidente de la Corporación RTVE, y ponía en duda su neutralidad (pese a haber sido elegido por el Parlamento y con el consenso de los dos grandes partidos) por haber trabajado en el “imperio”, en relación al Grupo PRISA, editor de EL PAÍS.

En dicha entrevista, que García calificó de “durísima”, algunos de los comentarios más ácidos iban dirigidos a Aznar. Esta mañana aseguró que “desde Franco, no había habido un político que hubiera ejercido más censura y control sobre los medios que José María Aznar”.

También arremetió contra el ex presidente del Real Madrid, al que acusó de estar detrás de la “censura” televisiva. "Un porcentaje muy elevado de la responsabilidad de la no emisión corresponde a Florentino Pérez”, subrayó durante su comparecencia, en la que estuvo flanqueado por el presidente de la APM, Fernando González Urbaneja, y por su abogado, Pablo Jiménez de Parga.

Pérez, actual presidente de la constructora ACS, anunció poco después que había ordenado a sus abogados la interposición de una demanda contra García por “falsas acusaciones”. En un comunicado, negó que él sea responsable de la no emisión de su entrevista en TVE. “Estas afirmaciones son una mentira absoluta. No solo no he intervenido en ninguna decisión de ese tipo, sino que incluso desconocía hasta la existencia de esa entrevista televisiva”, argumentó el empresario.

García consideró que la recalificación de la antigua Ciudad Deportiva del Real Madrid para construir cuatro rascacielos es “el mayor escándalo de la democracia”. Criticó que Aznar ayudara Pérez en esa operación pero afirmó que en ningún momento les insultó. En varias ocasiones, retó a TVE a que ofreciera “en privado o en público” un pase de la cinta para comprobar “si hay un solo insulto”. Y agregó que TVE “no tiene derecho a mentir”.

La retirada de la polémica entrevista fue una “torpeza infinita”, agregó García. Su abogado anunció que presentará una demanda por protección al honor al entender que TVE “ha dañado su buen nombre y su acreditada trayectoria profesional”. El letrado reclamó a la cadena el derecho de rectificación. “TVE tiene el derecho de no emitir una entrevista porque no le guste, porque es larga o porque soy bajo, feo y calvo. Pero si se anuncia y no se emite eso es manipulación”, apuntó el periodista.

Durante su conversación con Quintero tampoco salían bien parados algunos de los periodistas que compartieron con García los micrófonos de la Cope, entre ellos Jiménez Losantos y Luis Herrero. De éste último dijo que era “un traidor y un desleal”. La acusó de ir a favor de la guerra de Irak cuando los dueños de la Cope (la Conferencia Episcopal) se había pronunciado abiertamente en contra. Este posicionamiento, según García, facilitó la entrada de Herrero en las listas del PP en las elecciones europeas.

“Somos una televisión abierta a la discrepancia, a las opiniones y a la libertad de expresión”, pero “nuestra antena pertenece exclusivamente a los telespectadores y no a nadie que pueda utilizarla para insultar. Y así va a ser nuestra política a partir de ahora”, dijo el director de TVE, Javier Pons. Agregó que el deber de la televisión pública es velar por hacer entrevistas “interesantes, atractivas y que respeten los criterios que siempre han respetado” y sostuvo que TVE está abierta a todo tipo de intervenciones pero siempre respetando la libertad de expresión”.

Tras afirmar que TVE no ejerce censura previa, Pons matizó que a la televisión pública “puede venir todo el mundo, pero respetando las normas y las reglas que marca el servicio público donde los espectadores son los dueños de la antena”. García admitió que una vez terminada la grabación de la entrevista (el martes, en Sevilla) Quintero le dijo: “La vamos a armar, ésto es una bomba”. En la noche del miércoles tuvo ocasión de hablar con él (a las diez y cuarto) cuando le comunicó la decisión de TVE de no emitir la entrevista. “Quintero estaba desolado”.

Ésta no es la primera discrepancia entre El Loco de la Colina y TVE. La anterior dirección decidió no emitir una entrevista realizada al ultraderechista Ricardo Sáenz de Inestrillas. También generó polémica la realizada al bailaor Farruquito, que actualmente cumple condena por atropellar mortalmente a una persona y darse a la fuga.