Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El barco con los inmigrantes hacinados se dirige a un puerto mauritano, según De la Vega

La vicepresidenta asegura que los ocupantes "más frágiles", entre ellos varios menores, serán desembarcados

El barco con los inmigrantes hacinados se dirige a un puerto mauritano, según De la Vega
EFE

La vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega ha indicado al término del Consejo de Ministros que Mauritania ha aceptado el desembarco en su puerto de Nuadibú del buque Marine I en el que desde hace seis días aguardan cientos de inmigrantes. La vicepresidenta ha informado que en un primer momento serán desembarcados los ocupantes más frágiles. "Sobre todo niños", ha dicho. El barco, con inmigrantes asiáticos y subsaharianos, zarpó de Costa de Marfil hace unos dos meses rumbo a las islas Canarias, han informado fuentes de la Media Luna Roja mauritana.

De la Vega ha afirmado que autoridades de Guinea Conakry desplazadas a Mauritania subirán al buque para identificar a sus ocupantes e iniciar así los trámites de repatriación.

Los cientos de inmigrantes hacinados desde hace seis días a bordo del buque Marine I, anclado a 14 millas de Mauritania, esperaban esta mañana recibir la primera visita en seis días de miembros de la Media Luna Roja y de un representante de la Organización Internacional de las Migraciones (OIM, organismo que desarrolla programas de repatriación voluntaria de sin papeles). La Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) y la Cruz Roja Española había alertado de la situación a bordo del barco.

Todavía no se conoce el número exacto de personas que permanecen en el carguero. Fuentes del Ministerio de Asuntos Exteriores afirman que son 200, mientras que la Cruz Roja habla de 420 ocupantes. La Media Luna Roja ha informado hoy de que en 372 inmigrantes aguardan a bordo del barco. La ACNUR pidió ayer que se deje desembarcar "lo antes posible" a los cientos de personas hacinadas.

Aunque tanto Cruz Roja como la Luna Roja de Mauritania seguirán suministrando la ayuda básica a los ocupantes del carguero, ambas organizaciones se han mostrado preocupadas por el estado de salud de los ocupantes del carguero, entre los que habría, según han contado los propios inmigrantes a esta asociación humanitaria, varias enfermos. Se trata de 305 ciudadanos de Cachemira (zona que abarca parte de India y Pakistán), 22 de Birmania, 10 de Sri Lanka, 23 de Costa de Marfil, 10 de Sierra Leona y 2 de Liberia.

Envío de ayuda humanitaria

La Cruz Roja Española ha anunciado que prepara el envío urgente desde Canarias de un hospital de campaña a Nuadibú, en la costa de Mauritania, ante la llegada del Marine I. Con el hospital de campaña, Cruz Rioja trasladará un Equipo de Respuesta Inmediata de Emergencia (ERIE) integrado por 7 personas, entre personal sanitario y logistas, y dotado de material de socorro y de atención médica como maletines médicos, desfribiladores semiautomáticos y botiquines.

Esta ayuda, que será el tercer envío organizado por Cruz Roja Española, está ya dispuesta en Las Palmas de Gran Canaria para ser traslada en un avión hacia Mauritania

Fiebre y diarrea

La Cadena SER ha asegurado que cuarenta de los 'sin papeles' padecen fiebre, diarrea, vómitos y mareos.

Un primer abordaje fue intentado ayer, pero al final no llegó a producirse. "Se nos ha echado la noche encima. Lo intentaremos mañana", declaró ayer un tripulante del remolcador español de Salvamento Marítimo Luz de Mar, que se encuentra junto al carguero.