Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
La lucha contra el terrorismo

Miles de personas rechazan en Madrid la negociación con ETA

La marcha, plagada de gritos contra Zapatero, se convierte en una protesta contra el Gobierno.- La Comunidad de Madrid cifra en un millón y medio el número de asistentes y la Delegación del Gobierno rebaja el dato hasta los 181.201

EFE

Miles de personas han participado en Madrid en la manifestación convocada por el Foro de Ermua contra la negociación con ETA. Zapatero dimisión o España se merece otro presidente han sido algunas de las frases más coreadas en una marcha que, inundada de banderas y globos con los colores de la bandera española, se ha convertido en un grito contra el Gobierno y su presidente. Al acto ha acudido la plana mayor del PP, encabezada por su líder, Mariano Rajoy, así como el ex presidente del Gobierno José María Aznar. La Comunidad de Madrid ha cifrado en un millón y medio el número de asistentes, la Delegación del Gobierno habla de 181.201 y este periódico calcula que han sido 210.000.

Pese a que el Foro de Ermua había dado orden a sus Juventudes Unificadas, a las Nuevas Generaciones del PP y a estudiantes de diversas universidades para que durante el recorrido no se utilizasen expresiones ofensivas "contra nadie, incluyendo al Gobierno", como tampoco "de carácter preconstitucional, fascista o totalitario", lo cierto es que los asistentes han coreado repetidamente frases como Zapatero dimisión, No son accidentes, son asesinatos, Zapatero, embustero o España se merece otro presidente. ETA, no y No se negocia con asesinos han sido también otros de los gritos que han lanzado las miles de personas congregadas en el centro de la capital.

Muchos de los asistentes han llevado pancartas en las que se leían mensajes como Negociar es claudicar, Zapatero, en mi nombre no negocies con asesinos, Juntos derrotaremos a ETA o Por la libertad, ETA no. Pero también han sido muchas las pancartas en las que se aludía al Gobierno y en concreto a su presidente: ETA, Zapatero, PSOE. Quién está detrás del 11-M, ZetaP y tu en Doñana. Tampoco han faltado pegatinas que rezaban lemas parecidos: Barajas 30D zETAp culpable, A ETA se la vence, no se la convence.

Gritos contra Zapatero

Sin embargo, ha sido al final de la manifestación cuando se ha hecho más evidente que el acto se ha convertido en un grito contra el Gobierno. Conchita Martín, viuda del comandante Blanco, primera víctima mortal tras la ruptura de la anterior tregua de ETA y Antonio Aguirre, ex dirigente y actual militante de base del PSE-EE y miembro del Foro de Ermua, han leído el manifiesto en el que han exigido el "abandono de cualquier horizonte de final dialogado de ETA", entre aplausos de las miles de personas congregadas. Una representante de la comunidad ecuatoriana (Cristina Paca) también se ha dirigido a los presentes recordando a las dos víctimas del último atentado de ETA: Carlos Alonso Palate y Diego Armando Estacio.

A continuación, se han sucedido una serie de intervenciones que han coincidido en criticar la labor del Gobierno. Teresa Jiménez Becerril, hermana de un concejal sevillano del PP asesinado por ETA junto a su mujer en 1998, ha dicho que "pasará a la historia como el Gobierno de España que más ha despreciado a las víctimas del terrorismo". Jiménez Becerril ha dicho que la vicepresidenta del Gobierno, Teresa Fernández de la Vega, debe pedir "perdón a todas las víctimas de ETA". A continuación el presidente de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), Francisco José Alcaraz, ha interpelado directamente al jefe del Ejecutivo, al que ha dicho que "tiene la obligación de no ceder ante el chantaje de una banda terrorista" y que "no puede negociar" en nombre de las víctimas del terrorismo.

Alcaraz ha pedido al Gobierno que "ilegalice el Partido Comunista de las Tierras Vascas" y ha dicho que "los españoles no merecen un Gobierno que justifica la asistencia al etarra De Juana Chaos por razones humanitarias". El presidente de la AVT ha señalado que "las víctimas somos perseguidas por nuestro Gobierno" y ha añadido que "los que estamos aquí no decimos que los atentados son accidentes", en clara alusión a las palabras del presidente José Luis Rodríguez Zapatero. La última intervención ha sido la del presidente del Foro de Ermua, Mikel Buesa, quien ha acusado a Zapatero de "no querer la unidad de los españoles para derrotar a ETA, porque lo que verdaderamente desea es llegar a algún pacto con ETA". Los gritos de la multitud pidiendo la "dimisión de Zapatero" han interrumpido en diversas ocasiones estas intervenciones. El himno de España ha puesto el broche al acto que ha terminado en la Puerta de Alcalá.

Presentes

La pancarta principal, con el lema Por la libertad. Derrotemos juntos a ETA. No a la negociación, ha sido portada por dirigentes del Foro de Ermua, como Mikel Buesa, Antonio Aguirre o Iñaki Ezkerra; por miembros de la comunidad ecuatoriana de España; y por familiares de Miguel Ángel Blanco. Al mismo tiempo, en una segunda pancarta figuraban dirigentes de varias formaciones políticas, como el líder del PP, Mariano Rajoy; representantes de Ciutadans de Catalunya; de UPN; del Partido Demócrata Español; y de Unificación Comunista de España, que exhibían banderas de la República y con la hoz y el martillo, y coreaban lemas como La izquierda valiente está presente. Otra pancarta, llevada por jóvenes, incluía el mensaje Con nuestro futuro no se negocia, y tras la misma se situaban jóvenes de las Juventudes Unificadas del Foro Ermua, diversas asociaciones universitarias de Madrid, miembros de las Juventudes del PP y de Unificación Comunista de España.

Contrastes y guerra de cifras

Este acto ha tenido lugar tres semanas después de que la Federación Nacional de Asociaciones de Ecuatorianos en España (FENADEE), UGT y CC OO celebraran una marcha en Madrid Por la paz y contra el terrorismo, a la que acudieron representantes del PSOE y del Gobierno y a la que no asistió el PP por su desacuerdo con el lema. En el acto convocado por el Foro de Ermua no han estado ni socialistas ni miembros de UGT y CC OO. La manifestación de este sábado, en la que los asistentes han proferido continuos gritos contra el Gobierno y su responsable, José Luis Rodríguez Zapatero, contrasta con la celebrada en enero, donde apenas si se lanzaron consignas políticas, salvo las que criticaron la ausencia del alcalde de la capital, Alberto Ruiz Gallardón. Uno de los objetivos de los convocantes era superar a las 171.000 personas que, según cálculos de EL PAÍS, acudieron a la protesta de UGT y CC OO. Mientras la Comunidad de Madrid ha cifrado en millón y medio el número de asistentes a la marcha (cifró en 210.000 los asistentes a la de enero), la Delegación del Gobierno habla de 181.201, frente a los 175.000 que calculó el mes pasado. Este periódico calcula que han sido 210.000 los asistentes.

Más información