Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Los ex empleados de Alejandro Sanz le exigían medio millón de dólares a cambio de su silencio

El cantante ha acusado a su ex mayordomo y a la mujer de éste de chantaje

500.000 dólares (385.802,46 euros) a cambio de su silencio. Este es el precio que supuestamente exigieron dos ex empleados de Alejandro Sanz a cambio de no revelar a la prensa la existencia de un hijo extramatrimonial del cantante y otros aspectos de su vida privada, según documentos judiciales obtenidos por Efe.

Carlos González, ex mayordomo del artista, y su esposa Sylvia Helena Alzate, de origen colombiano, están acusados en un tribunal de Miami de presunto chantaje. El acusado, de nacionalidad estadounidense y de 37 años, vivía en la casa de huéspedes del cantante en Miami junto con su esposa, de 48 años, y tenía total acceso a la residencia de Sanz.

En diciembre pasado, Juan Ramón Ramírez, director corporativo de ALJA Productions Inc (una subsidiaria en Florida de la compañía Gazul Producciones S.L, con sede en Madrid y propiedad del cantante), informó a las autoridades de Estados Unidos de que su empleado, Alejandro Sánchez Pizarro, nombre real del artista, "era víctima de robo y extorsión". Según su relato, había recibido una llamada telefónica de González el 5 de diciembre en la que éste explicaba que había trabajado durante más de seis años para el artista español y "que sabía muchas cosas que podrían perjudicar" a Alejandro Sanz.

"González amenazó a Ramírez con divulgar cierta información a medios (de comunicación) de España y demandó 500.000 dólares para no hacerla pública", de acuerdo con los documentos. Ramírez, amigo muy cercano de Alejandro Sanz, afirmó que González realizaba trabajos de mantenimiento en la residencia del cantante en Miami Beach. Otro amigo del artista, Manuel Riveira, se reunió con el mayordomo días después para tratar de “apaciguar la situación”, pero éste de nuevo expresó su presunta reclamación pecuniaria. Ambos se reunieron en el aeropuerto de Miami; González le mostró a Riveira un ordenador portátil, vídeos y fotografías, y esta vez supuestamente exigió 100.000 dólares (77.160,49 euros) para no divulgar la información, ofrecimiento que fue rechazado.

González no sólo afronta un cargo de extorsión, también tres de robo, de los cuales dos son de tercer grado. Durante una revisión que efectuó Ramírez a los documentos empresariales, halló que González presuntamente registró a su nombre un barco del artista asegurado por un valor de 85.000 dólares (65.586,41 euros) y una moto de agua con un coste de 12.122,88 dólares (9.354,07 euros).

La jueza encargada del caso, Cristina Pereyra Shuminer, ha fijado una audiencia para el próximo 9 de febrero; además, fuentes del mundo del espectáculo de Miami aseguran que Alejandro Sanz va a testificar en el juicio que está previsto para el 20 de febrero.

Anuncio

En medio de ese lío, el cantante hizo público el 12 de diciembre un comunicado en el que informaba de que tiene un segundo hijo de tres años con una "mujer totalmente ajena a la vida pública". Alexander Sánchez Rivera es el nombre del hijo que tuvo con una joven portorriqueña, identificada como Valeria Rivera.

El cantante es padre también de Manuela, una niña nacida el 28 de julio del 2004 de su relación con la modelo mexicana Jaydy Mitchel.