Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy rechaza el pacto de Zapatero porque no contempla "la derrota de ETA"

El líder del PP advierte a Zapatero de que no se sumará a ningún pacto "sin conocer su contenido" y en el que estén representados "los defensores de Batasuna"

La oferta de José Luis Rodríguez Zapatero de ampliar el Pacto Antiterrorista para incluir a más partidos, además del PSOE y el PP, ha sido rechazada por el líder del principal partido de la oposición, Mariano Rajoy, que ha acusado al presidente del Gobierno de buscar "un acuerdo que no pretende derrotar a ETA [...] y en el que figuran todos los defensores de Batasuna, de sus razones y de sus conflictos", en referencia a la posible inclusión del PNV. "¿Qué pintamos ahí nosotros? Yo nada, usted tampoco", ha zanjado Rajoy.

Rajoy ha aclarado que si Zapatero quiere pactar con el PP tendrá que ser "en el marco del Pacto contra el Terrorismo", suscrito por los dos partidos en 2003 a instancias del ahora presidente y al que hoy se ha referido el líder de la oposición -parafraseando a la vicepresidenta De la Vega- como esos "papelitos viejos pero tan útiles". Pese a la dureza de sus reproches, el presidente del PP ha anunciado que acudirá a la convocatoria de la comisión de seguimiento de dicho pacto (anunciada por Zapatero durante su intervención), porque "yo siempre acudo a una llamada del presidente de mi país". Pero ha advertido de que no se sumará a ningún pacto "sin conocer su contenido" y a ningún acuerdo "que no pretenda derrotar a ETA". Rajoy ha dicho que sería "muy fácil" sumarse a ese hipotético acuerdo, pero que no le preocupa la "soledad" que puede suponer para su grupo quedarse fuera de él, ya que le produce mayor preocupación la "flaquedaz en las convicciones" del Gobierno.

"Es comprensible que ante un ridículo tan inestable reclame toda clase de apoyos aquí y en la calle para apuntalar esta sinrazón. A eso le llama unidad democrática", ha denunciado Rajoy. "Lo que usted propone es la 'carabina de Ambrosio'. Quiere un acuerdo que no pretende derrotar a ETA", en el que figuren "todos los defensores de Batasuna, de sus razones y de sus conflictos, ¿qué pintamos ahí nosotros? Yo, nada. Usted, tampoco". Por ello, ha instado a Zapatero que "haga lo que quiera, pero no me utilice como coartada".

"Un sucidio"

El discurso de Rajoy no ha dejado resquicio alguno a la esperanza de recomponer el consenso antiterrorista entre los dos principales partidos. Su alocución ha sido una crítica corrosiva al rumbo emprendido por el Gobierno en la lucha contra ETA. El momento de mayor tensión se ha vivido cuando ha dicho que apoyar al Gobierno en su política antiterrorista es un "suicidio" ya que "si usted no cumple sus compromisos, le pondrán bombas, y si no se las ponen, es que ha cedido". El presidente le ha pedido después que retirara esta última frase.

En lugar de ofrecer algún cambio en su pétrea oposición a la actual política antiterrorista, Rajoy ha reclamado a Zapatero "gestos" que permitan "confiar" de nuevo en él: Que proclame "sin tergiversar las palabras que se ha roto definitivamente su relación con los terroristas", que asegure que ni ETA ni los que la representan "recibirá nunca concesiones políticas", que solicite que el Congreso revoque su resolución de 2005, que vuelva a colocar a Batasuna en la "ilegalidad real" y que dé instrucciones al fiscal general para que abra juicio oral contra Egunkaria.

"A usted le ha tomado el pelo un rebaño de asesinos, enemigos de los españoles y el único responsable es usted que lo tolera", le ha espetado, para minutos después añadir: "Si ha habido un malentendido entre ETA y usted, si además de vender humo a los españoles se lo ha vendido también a ETA, el único responsable es usted".

En cuanto al "claro error" reconocido por el jefe del Ejecutivo al expresar, 24 horas antes del atentado de ETA de Barajas, su convicción de que dentro de un año "estaríamos mucho mejor", ha advertido de que "el hombre que ha cometido un error y no lo corrige, comete otro error mayor". "Está bien que lo reconozca, debería haberlo hecho antes", ha recalcado el líder del PP, quien se ha preguntado "de qué vale su palabra después de todo esto, qué fiabilidad puede tener cualquier propuesta" que haga contra el terrorismo, "qué vale su capacidad de análisis, y dónde está la prudencia que debe guiar las decisiones de cualquier dirigente político".

En otro momento, Rajoy ha enumerado los errores que, a su juicio, han hecho descarrilar el proceso de paz. Entre esos errores ha incluido la "imprudencia" de Zapatero ("No ha previsto que su aventura podía salir mal y costar vidas") y su renuncia a "la desaparición de ETA y no decirlo claramente". Otro de los errores del presidente, a su juicio, ha sido pecar de "jactancia", esto es, ha explicado, "imaginar que ahora las cosas funcionan mejor porque usted está presente". Por último ha culpado a Zapatero de "olvidar que no tiene en las manos lo que ETA reclama", como "triturar la constitución, adulterar el Estado de Derecho, regalar amnistías..." Otro error, su "frivolidad", "lo que se trae entre manos no es un juguete inocuo". Y como colofón ha acusado a Zapatero de faltar al respeto de las víctimas.