Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las concentraciones de repulsa al último atentado evidencian la división ante ETA

Cientos de ciudadanos se manifiestan en la Puerta del Sol de Madrid, así como delante de los ayuntamientos de todos los municipios españoles

Las concentraciones de repulsa convocadas para este mediodía en distintos puntos de España, por la Asociación Víctimas del Terrorismo y por la Federación Española de Municipios y Provincias, evidencian, una vez más, la división de los partidos y agentes sociales ante la organización terrorista ETA. Ni la brutal acción de los etarras en el aeropuerto de Barajas ha rebajado el grado de tensión entre los partidos y de la AVT con el Gobierno central.

Cientos de ciudadanos se han manifestado delante de los ayuntamientos de toda España, convocados por la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), para expresar su repulsa por el atentado perpetrado por ETA en la T-4 del aeropuerto de Madrid-Barajas. En algunas ciudades los gritos de los ciudadanos en contra de la banda terrorista y del Gobierno, han roto los cinco minutos de silencio que la FEMP había previsto.

El secretario de Organización del PSOE, José Blanco, que ha participado en la concentración que la FEMP ha convocado en Madrid, ha dicho que "no hay diálogo con violencia y, si no hay diálogo, no hay proceso". "ETA ha escogido el peor camino que sólo tiene una salida, la cárcel", ha añadido tras guardar cinco minutos de silencio en la plaza de la Villa, junto al alcalde de la ciudad, Alberto Ruiz Gallardón.

Además en la madrileña puerta Puerta del Sol numerosos ciudadanos, convocados por la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) se han concentrado este mediodía. Entre los participantes, que llegaron a la Puerta del Sol sobre las once de la mañana, ondeaban banderas de España y pancartas contra el Gobierno y José Luis Rodríguez Zapatero, así como otras con referencias a ETA y a la autoría de los atentados del 11-M.

Tras varios minutos de silencio, que han concluido con tres "Viva España", el presidente de la AVT, Francisco José Alcaraz, ha leído un manifiesto en el que solicitan al Gobierno "valentía" para decir alto y claro a la banda terrorista que no solo suspende el diálogo con los asesinos, que la ruptura de las negociaciones "debe ser real, ya que hechos tan graves como los de ayer demuestran una vez más que la única voluntad que tiene ETA es la de matar".

Alcaraz ha añadido que el Ejecutivo tiene la obligación de hacer cumplir las leyes y aplicar todas las herramientas del Estado de Derecho para derrotar a ETA, "debe exigir al Partido Comunista de las Tierras Vascas, heredero de Batasuna-ETA, que condene el brutal atentado de ayer y, si no lo condenan, aplicar inmediatamente la Ley de Partidos y expulsarlos de las instituciones vascas".

El presidente de la AVT ha reclamado también la "obligación del Gobierno de detener y poner a disposición judicial a los terroristas con los que ha dialogado. Que entregue a la justicia al asesino Josu Ternera". Finalmente se ha dirigido a la banda terrorista ETA y ha dicho "que la sociedad española no se rinde". "La memoria, la dignidad y la justicia no se negocian. La rebelión cívica se mantendrá imparable hasta la derrota del terrorismo y sus proyectos", ha subrayado.

La AVT ha convocado a los ciudadanos a una concentración silenciosa el próximo martes, día 2, a las 12.00 del mediodía en todos los Ayuntamientos de España.