Selecciona Edición
Iniciar sesión

Garzón imputa por falsedad a los peritos que vincularon a ETA con Al Qaeda por el ácido bórico

El magistrado considera que firmaron el pasado 11 de julio un borrador rechazado en marzo de 2005 para intentar hacerlo pasar por oficial

El borrador que avalaba una supuesta conexión entre ETA y Al Qaeda estaba manipulado. Así lo cree el magistrado de la Audiencia Nacional, Baltasar Garzón, quien ha imputado por presunta falsificación en documento oficial a los tres peritos que lo elaboraron. Garzón considera que estos expertos firmaron el pasado 11 de julio una copia de un borrador elaborado el 21 de marzo de 2005 -y rechazado entonces por inconsistente-, y lo entregaron a un superior "sin advertirle de la citada alteración, que simulaba la fecha de firma y creación".

La resolución explica que el 21 de marzo de 2005 los tres peritos -Isabel López, Pedro Manrique y Manuel Escribano - presentaron un borrador con "carácter de documento interno no oficial" que fue rechazado por su superior, Francisco Ramírez, porque contenía "opiniones subjetivas y faltas de consistencia". En el documento se vinculaba a ETA con Al Qaeda a través del ácido bórico, una sustancia de uso común usada para elaborar insecticidas o desodorante para pies.

Según el auto, Escribano se negó a rehacer el informe pero Ramírez se reasignó a sí mismo el asunto -lo que según Garzón "estaba dentro de sus competencias- y redactó otro documento que tuvo carácter oficial, que no contenía las observaciones antes citadas y que fue incorporado al sumario abierto por los atentados del 11-M en Madrid.

Siempre según el auto, 16 meses después, el 11 de julio de este año los tres firmaron una copia del borrador que contenía las referencias a ETA y se la entregaron al jefe de Análisis de la Policía Científica, José Andradas, "sin advertirle de la citada alteración que simulaba la fecha de firma y creación de documento". Su intención, según Garzón era producir "un efecto oficial de un documento que nunca lo fue". El documento coincide con el publicado por el diario El Mundo y presentado como "un informe destruido por Interior". Según fuentes jurídicas durante el interrogatorio ante el juez la perito Isabel López no pudo resistir la presión, se derrumbó y admitió que su versión era falsa.

Ahora los tres peritos deberán dar explicaciones de su conducta ante el juez el próximo 18 de octubre. Según el artículo 390.2 del Código Penal "será castigado con las penas de prisión de tres a seis años, multa de seis a veinticuatro meses e inhabilitación especial por tiempo de dos a seis años", la autoridad o funcionario público que, en el ejercicio de sus funciones, cometa falsedad "simulando un documento en todo o en parte, de manera que induzca a error sobre su autenticidad".

El nexo del insecticida

El borrador inicial nunca oficializado vinculaba a ETA y a Al Qaeda a través de una sustancia, el ácido bórico, hallada en una vivienda ocupada en Lanzarote por Hassan el Haski, procesado por los atentados del 11 de marzo de 2004 en Madrid, y también encontrada en un piso franco de ETA en Salamanca. Lo que el documento no decía es que el ácido bórico es una sustancia que puede comprarse en cualquier farmacia y que tiene aplicaciones que van desde el insecticida para matar cucarachas hasta desodorante para evitar el mal olor de pies.

Cuatro expertos en explosivos consultados por el juez Garzón aseguraron ayer que el ácido bórico no es un componente de los explosivos y sólo citaron una referencia leída en Internet donde se afirmaba que podía servir como estabilizante. Pero aún así ninguno de los cuatro había visto usar esta sustancia con este fin en toda su vida profesional.

El borrador del ácido bórico ha sido esgrimido durante semanas por los defensores de una cambiante teoría conspiratoria sobre el 11-M para imputar en la matanza a ETA o insinuar lazos de los autores con mandos policiales. Sin embargo, todas las evidencias policiales y judiciales apuntan indubitablemente a la autoría islamista.