Guillermo Fernández Vara, un médico forense de sobresaliente

Nacido en Olivenza (Badajoz)en 1958, está casado y es padre de dos hijos.

SERVIMEDIA Madrid 19 SEP 2006 - 13:21 CET

Guillermo Fernández Vara ocupa desde 1999 el cargo de consejero de Sanidad de la Junta de Extremadura. Nacido en Olivenza (Badajoz) el 6 de octubre de 1958, está casado y es padre de dos hijos.

Licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad de Córdoba en 1983, ingresó por oposición en el Cuerpo Nacional de Médicos Forenses en 1986. Obtuvo el Grado mediante tesina de Licenciatura en 1989 con calificación de sobresaliente en la Universidad de Extremadura.

Fue número uno de la X Promoción de Médicos-Forenses del Centro de Estudios Judiciales. Está en posesión de la Cruz distinguida de la Orden de San Raimundo de Peñafort concedida por el Ministerio de Justicia. También ejerció de director de la Clínica Médico-Forense de Badajoz desde 1989.

Además, fue profesor colaborador de Medicina Legal en la Universidad de Valencia los años 1986 y 1987, profesor asociado del Area de Toxicología y Legislación Sanitaria encargado de la Unidad Docente de Medicina Legal de la Universidad de Extremadura desde 1988 y profesor de la Escuela de Prácticas Jurídicas del Colegio de Abogados y de Medicina de la Escuela Territorial de Extremadura de Fútbol.

Entre 1988 y 1990 fue presidente de la Asociación Estatal de Médicos Forenses. Director general de Salud Pública y Consumo de la Consejería extremeña de Sanidad y Consumo desde el 31 de agosto de 1995 hasta el 10 de enero de 1996, consejero de Bienestar Social desde 1996 hasta 1999. Desde esa fecha desempeña el cargo de consejero de Sanidad y Consumo.

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

México choca con el presidente de Uruguay por el caso Iguala

El presidente uruguayo retira sus acusaciones de "Estado fallido”, después de que el Gobierno mexicano convocase al embajador uruguayo

La sociedad postnacional

Hemos de recuperar el legado de afecto y civilidad que permita la convivencia y superar la epidemia identitaria que nos aturde

Despedida barroca

Natalie Dessay demuestra en el Liceu que la expresividad y la emoción de su canto siguen intactas a pesar de los problemas de salud que la llevan a dejar los escenarios

‘Si és que hi ha cases d’algú…’

Mientras los promotores de Caufec volvían a mirar sus planos, en Barcelona se producía la semana negra de los deshaucios

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana