Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El consejo audiovisual catalán afirma que la COPE vulnera la libertad de expresión

El CAC ha analizado contenidos "orientados al insulto y la vejación", y que buscan crear "animadversión" hacia representantes e instituciones democráticas catalanes

El Consejo del Audiovisual de Cataluña (CAC) estima que la COPE "ha vulnerado los límites constitucionales de la libertad de expresión e información" al emitir contenidos "orientados al insulto y la vejación", y que buscan crear "animadversión" hacia representantes e instituciones democráticas catalanes. Así lo afirma en un informe elaborado tras varias denuncias ciudadanas contra algunos contenidos de los programas La mañana, de Federico Jiménez Losantos, y La linterna, de César Vidal.

En el informe, el CAC concluye que algunos de los contenidos de estos programas de la emisora de los obispos suponen "un grave incumplimiento de las obligaciones" recogidas en el decreto de concesiones públicas para prestar el servicio de radiodifusión. El informe, que consta de 68 páginas y que hoy ha hecho público el CAC, ha sido remitido a la cadena emisora, a la Generalitat de Cataluña, responsable de las frecuencias de FM, y al Ministerio de Industria, que gestiona las de onda media.

Para llegar a estas conclusiones, el organismo regulador del medio audiovisual en Cataluña ha analizado diversas ediciones de los últimos meses de los dos programas citados y ha extraído de ellos 24 cortes de voz. El informe, aprobado por el pleno del CAC el pasado 19 de diciembre, constata que las empresas concesionarias que prestan el servicio de radiodifusión en FM en Cataluña bajo el nombre comercial de COPE "han incurrido en una vulneración de los límites constitucionales en el ejercicio legítimo de los derechos fundamentales a la libertad de información y de expresión".

En relación con el derecho a la libertad de información, asegura que esta cadena "ha incumplido el requisito constitucional de la veracidad" y pone como ejemplo de ello la difusión de informaciones "sin una tarea previa y necesaria de comprobación diligente y de búsqueda de los elementos, pruebas o indicios razonables que permitan sustentarlas públicamente". A juicio del Consejo, la actitud de los mencionados programas de la COPE responde "a la voluntad de descrédito público de terceros sobre la base de gravísimas acusaciones que no han sido objeto de una mínima comprobación".

Respecto al derecho a la libertad de expresión, afirma que las expresiones analizadas "se orientan claramente al insulto o a la vejación pública de determinadas personas" y "a crear un estado de opinión pública de animadversión hacia representantes democráticos de la ciudadanía, y a dar una imagen denigrada de las instituciones catalanas y de los partidos que las integran".

Todo ello por frases como "en Cataluña se está amenazando de muerte a quien critica la política de la Generalitat, y a Maragall eso no le preocupa lo más mínimo" o "ERC está compuesta por terroristas sin arrepentir y éstos a su vez tienen un entorno, criminal, del que siempre se han nutrido". También recoge el informe opiniones como "el nuevo Estatuto catalán significa el final de la Constitución y las libertades democráticas para sustituirlas por un régimen nacional socialista" y "Montilla quiere fundar otra vez el GAL (...) para matar periodistas incómodos". Igualmente se recogen afirmaciones como "la gente normal de Cataluña vive absolutamente de espaldas a esta casta cleptocrática, esta casta separatista y esta casta que engaña a la gente" o, en alusión a los 11 muertos en un incendio en Guadalajara, que "a estos tíos (del PSOE y sus socios) les da igual (...) porque son españoles, y por lo tanto ciudadanos de tercera. Ahora, si pide dinero Cataluña, el doble. Que pide el País Vasco, el triple".

El CAC asegura que nunca se opondrá "al ejercicio de la crítica", especialmente sobre asuntos e instituciones públicas, pero "dicho eso, no resulta admisible la mera denigración pública, la propagación del descrédito o, en definitiva, el insulto dirigido a personas, partidos, empresas, entidades o instituciones".