Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA REFORMA DEL ESTATUTO CATALÁN

El PSC contradice a Maragall y se suma a ERC e ICV en el rechazo a una remodelación del Gobierno

ERC, ICV y PSC entienden que la crisis es inoportuna y contraproducente.- El presidente catalán recuerda sólo él puede hacer cambios

La intención del presidente de la Generalitat catalana, Pasqual Maragall, de acometer una remodelación de su Gobierno ha levantado ampollas entre sus socios del tripartito. Las direcciones del PSC y de ERC entienden que la decisión es "inoportuna, innecesaria y contraproducente". ICV pide además una reunión urgente del tripartito para afrontar la crisis, mientras que CiU amenaza con una moción de censura como "única salida digna". El presidente catalán ha respondido recordando que la potestad de realizar cambios es únicamente suya.

La ejecutiva del PSC ha formalizado hoy su oposición a que Maragall -que preside este partido- acometa una remodelación de gobierno, que "no es ni necesaria ni oportuna", al igual que han hecho las direcciones de ERC e ICV. Pese a que dice compartir con Maragall la "necesidad de dar un nuevo empuje al Gobierno", la comisión ejecutiva del PSC estima que no es oportuno retocar los nombres de los consejeros. En una resolución, la cúpula del PSC expresa su "sorpresa y desconcierto". El texto ha sido presentado por el viceprimer secretario y portavoz del PSC, Miquel Iceta, tras una reunión en la que no ha estado presente el presidente del partido y de la Generalitat por sus compromisos institucionales.

A pesar de todo, la ejecutiva del PSC se muestra abierta a que Maragall prosiga con las consultas con el tripartito para "acordar" una decisión definitiva. En cualquier caso, recuerda que, ante el debate de política general que se inicia mañana, las especulaciones sobre cambios en el Gobierno "proporciona argumentos a la oposición (...) y podría acabar provocando dudas sobre la solidez, la cohesión y la estabilidad de la mayoría parlamentaria". Según el PSC "cualquier polémica o especulación al respecto puede interferir en el normal funcionamiento del Consell Executiu y en su capacidad para desarrollar el contenido del acuerdo" de constitución del tripartito.

Una moción de censura

Horas después de que la ejecutiva del PSC emitiera esta resolución, Maragall ha recordado a las fuerzas del tripartito que no es el Parlamento catalán ni los grupos políticos los que pueden realizar cambios, sino que ésta es una responsabilidad adscrita únicamente "al ámbito de las competencias del presidente de la Generalitat". Preguntado por una reflexión del presidente, José Luis Rodríguez Zapatero, de que "el principio de responsabilidad parlamentaria está en manos del presidente" de la Generalitat en la controversia abierta por su intención de remodelar el Ejecutivo catalán, Maragall ha señalado que "el Parlamento no tiene responsabilidad en los cambios del Gobierno ni en Francia, ni en España, ni en Cataluña".

Por su parte, la dirección de ERC, se ha expresado en el mismo sentido que el PSC, variando muy poco los adjetivos utilizados por los socialistas. Josep Lluis Carod Rovira, que ha dado cuenta de lo acordado, ha dicho que una crisis de Gobierno es ahora mismo "inoportuna y contraproducente". Además, ha criticado que el president haya tomado la decisión por su cuenta, resaltando que los cambios que quiera acometer deben siempre contar con el acuerdo de los tres partidos que forman el Gobierno. Ante estas posturas, el líder de CiU, Artur Mas, ha insistido en que Maragall debe someterse a una cuestión de confianza en el Parlament como "única solución digna" a la crisis del tripartito, dado que "ni su partido ni sus socios confían en él".

Así, ha amenazado con presentar una moción de censura más adelante, no durante la tramitación parlamentaria del Estatuto. CiU cree que Maragall sitúa a Cataluña "en el ridículo" ya que ha conseguido que los sectores del PP y del PSOE que no quieren el Estatuto vivan ahora "una gran fiesta". Finalmente, el tercer socio del tripartito, ICV, ha tachado de "deslealtad política" la intención de Maragall, según ha dicho el conseller de Relaciones Institucionales y presidente de ICV, Joan Saura. Por ello, le pide que convoque una reunión urgente del tripartito para "reconducir" la "situación de crisis". Al igual que para los otros socios del Gobierno, la remodelación no llega ni en la manera ni en el momento adecuado, lo que "ha debilitado de forma clarísima" al Gobierno. El PP ha afirmado que la "reprobación" del PSC a Maragall supone también una "censura muy grave" a Zapatero, con lo que se abre así un "periodo de inestabilidad institucional".