Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA REFORMA DEL ESTATUTO CATALÁN

Zapatero afirma que el Estatut quedará "limpio como una patena" tras su paso por las Cortes

Maragall afirma que al presidente del Gobierno no le molesta el término nación

El Estatuto de Cataluña ha sido uno de los temas estrella en los corrillos políticos que se han formado en el Palacio Real durante la recepción que han ofrecido los Reyes con motivo de la festividad de la Fiesta Nacional. El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, se ha referido al tema en términos muy optimistas y ha asegurado que el proyecto de reforma quedará "limpio como una patena" tras su paso por el Congreso.

Respecto de uno de los temas más polémicos, la denominación de Cataluña como nación, Zapatero ha afirmado que tiene "ocho fórmulas distintas" sobre como definir a la comunidad autónoma sin afectar a la Constitución, ya que el proyecto de reforma del Estatuto "debe respetar el artículo II de la Constitución y el sentimiento de Cataluña".

"Muy optimista"

Así, el jefe del Ejecutivo, se ha declarado "muy optimista" en cuanto a la reforma, y ha planteado que hay una mayoría de catalanes que "sienten Cataluña como nación" y una mayoría de españoles que "siente que la única nación es España" y que la solución pasa por "encontrar una fórmula compatible con todos". "Tengo la fórmula y es menos difícil de lo que algunos piensan", ha afirmado.

Zapatero también se ha mostrado convencido de que, seis meses después de que se apruebe la reforma del Estatuto de Cataluña, los que hoy "se llevan las manos a la cabeza, verán que no ha pasado nada" y que los españoles "seguiremos hablando como país". Preguntado por los temas incluidos en la propuesta de reforma que hay que modificar, el presidente del Gobierno ha destacado que, además del término 'nación', también habrá que "retocar" lo relativo a financiación y "reformar algunas cosas" en materia de blindaje de competencias.

Otro de los protagonistas de la jornada ha sido el presidente de la Generalitat de Cataluña, Pascual Maragall, quien ha apuntado como posible fecha para la celebración del referéndum sobre el Estatuto los meses de junio o julio de 2006. Maragall, que ha mantenido una breve conversación con el Rey, ha afirmado que a Zapatero "no le molesta el término nación". Durante el desfile, la presidenta de Madrid, Esperanza Aguirre, ha conservado con Maragall para decirle que el Estatuto es "malo" para Cataluña porque recoge "un modelo de intervencionismo asfixiante" que impedirá a la sociedad catalana prosperar, según fuentes próximas a la presidenta madrileña.

Desde la oposición, el líder del PP, Mariano Rajoy, ha anunciado que, en el debate sobre la admisión a trámite del Estatuto, argumentará lo que "todo el mundo sabe, todo el mundo ve y todo el mundo entiende": que se trata de una reforma constitucional y que como tal debería tramitarse. Rajoy ha afirmado tener un plan B por si no logra suficientes votos y la propuesta se tramita como reforma estatutaria, aunque ha rehusado dar más detalles. Unos 900 invitados han asistido a la recepción ofrecida por los Reyes en el Palacio Real, en la que han estado presentes el Príncipe Felipe y los Duques de Lugo y Palma. La Princesa Letizia, que sí ha estado en el desfile militar, no ha ido a la recepción debido a su avanzado estado de gestación.