Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

PP y PSOE se acusan mutuamente del conato de agresión de Hernando a Rubalcaba

El presidente del Congreso pide disculpas por la "pobre imagen" ofrecida ayer al término de la reunión de la Diputación Permanente

Los dirigentes del PSOE y del PP se han acusado hoy mutuamente del lamentable incidente protagonizado ayer en el Congreso por el diputado popular Rafael Hernando, que se encaró en actitud agresiva con el portavoz socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, a cuenta del incendio de Guadalajara en el que han muerto 11 personas.

Los pasillos del Congreso vivieron anoche algo inédito tras una sesión parlamentaria muy encendida cuando el PP pedía la comparecencia de la vicepresidenta del Gobierno por el incendio de Guadalajara. Fue entonces cuando Hernando, diputado por dicha provincia, tuvo que ser sujetado por la socialista Carme Chacón, Zaplana y Acebes para que no agrediera a Rubalcaba.

Los primeros en entrar hoy a la gresca han sido los dos implicados en el episodio de ayer. Rafael Hernando ha insistido en que su actitud, que él mismo ha calificado de "acalorada", se debió a los insultos que recibió de Rubalcaba, al que ha exigido disculpas. El diputado popular ha dicho que el portavoz del PSOE "se dirigió a nosotros para acusarnos de mentir", "nos llamó caraduras". Según su relato, le acusó de estar "fingiendo" [el dolor por los miembros del retén fallecidos] cuando acababa de llegar del entierro de una de las víctimas, con cuyo padre tenía relación.

Hernando ha querido restar importancia a la "arrancada" y la ha calificado de "un mero incidente de pasillos" y ha acusado al PSOE de sacar la polémica para tapar el hecho de que el Gobierno se negó a que compareciera De la Vega por el incendio forestal. Preguntado por si pedirá disculpas a Rubalcaba, el diputado del PP decía que espera que sea el socialista el que se excuse con él.

Una estrategia, según el PSOE

En su respuesta, Rubalcaba ha negado haber insultado a Hernando y ha afirmado que ni siquiera vio como éste tenía que ser sujetado por otros parlamentarios, ya que, al verle en "actitud agresiva", se dio la vuelta y se fue. En todo caso, el dirigente socialista ha descartado disculparse porque, a su juicio, la actitud agresiva que ayer exhibió Hernando se enmarca dentro de una estrategia política del PP basada en la provocación. No obstante, ha recordado a este diputado que la agresividad y el recurso a "expresiones físicas" es "incompatible" con su trabajo.

Por su parte, el secretario de Organización del PSOE, José Blanco, ha asegurado que el incidente es "el colofón de una tarde bronca" en la que el PP "quería conseguir un titular". En su opinión, se trató de "una sobreactuación del diputado Hernando, y no es la primera". El socialista ha enmarcado los sucesos de anoche dentro de la "estrategia" del PP "para alimentar la crispación y buscar el titular", algo que se repite "desde que el PP perdió las elecciones y no asume la derrota".

Marín pide perdón

En paralelo, el presidente del Congreso, Manuel Marín, ha pedido hoy disculpas a los ciudadanos por la "pobre imagen" que a veces transmite la Cámara y ha reclamado de todos los grupos un esfuerzo para reducir la tensión en la vida parlamentaria. Marín ha leído una declaración ante los periodistas en la que ha subrayado que "en el Parlamento la palabra, el discurso, la inteligencia, el argumento, la solidez, el respeto entre todos y para todos debe imponerse sobre el insulto, las emboscadas y el filibusterismo".