Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
MIKEL ALBIZU IRIARTE, 'MIKEL ANTZA'

Más de doce años al frente de ETA

Mikel Albizu Iriarte, Mikel Antza, está considerado como el máximo dirigente de ETA y responsable directo del aparato político de la organización terrorista desde hace más de doce años. Su acceso a la cúpula de ETA se produjo a raíz de la operación policial de Bidart que en marzo de 1992 descabezó a la banda. Durante sus más de doce años en la cúpula de ETA, Albizu fue interlocutor del Gobierno español en 1999 y del líder independentista catalán, Josep Lluis Carod-Rovira, a principios de este año. Ha sido también el protagonista del cambio de estrategia de ETA y la izquierda abertzale a mediados de los años noventa y del pacto con el PNV y EA en 1998. Se dice, además, que era uno de los dirigentes etarras más enfrentados al plan Ibarretxe, algo en lo que coincidía con Josu Ternera.

El pasado mes de abril Mikel Antza estuvo a punto de ser detenido en la ciudad francesa de Le Mans. El dirigente etarra apareció en un domicilio controlado por la policía, pero los agentes que vigilaban el inmueble tuvieron dudas sobre su identidad y, ante ellas, decidieron no intervenir en aquel momento. El sospechoso salió de la casa y desapareció. Luego se comprobó que, en efecto, se trataba del número uno de ETA, pero ya era demasiado tarde para capturarlo.

Mikel Albizu Iriarte es el más veterano de los dirigentes de la banda y, posiblemente, uno de los jefes de ETA que más tiempo ha pasado en la cúpula etarra. Albizu, como jefe del aparato político de ETA y miembro de la ejecutiva de la organización terrorista, lleva más de doce años en el puesto, superando ampliamente a José Antonio Urrutikoetxea, Josu Ternera, que estuvo al frente de la misma estructura desde principios de los ochenta hasta enero de 1989.

Albizu sustituyó en el puesto a José Luis Álvarez Santacristina, Txelis, tras el arresto de éste en marzo de 1992. Por sus funciones dentro de la banda y por ser el más veterano de los miembros de la dirección de ETA está considerando como el número uno de la organización terrorista.

El aparato político de ETA se encarga de elaborar las publicaciones y documentos de la banda, de establecer su estrategia, así como de controlar la actividad que desarrollan las diversas organizaciones de la izquierda abertzale. Del aparato político depende también la gestión del dinero del grupo terrorista, incluyendo las actividades de extorsión y las relaciones internacionales, lo que incluye la compra de armas en el mercado negro.

Hijo de un miembro de ETA

Nacido en San Sebastián el 7 de junio de 1961, Albizu es hijo de uno de los primeros miembros de ETA que fue juzgado en consejo de guerra en octubre de 1961 por intentar provocar el descarrilamiento de un tren que transportaba a antiguos combatientes de la Guerra Civil a San Sebastián para celebrar el 18 de Julio.

Mikel Antza huyó a Francia en julio de 1985 después de que hubiera tenido una destacada participación en la fuga de los miembros de ETA Joseba Sarrionaindia e Ignacio Picabea Buruntza, que se encontraban encarcelados en la prisión de Martutene. Antes de su fuga no se conocían las relaciones de Albizu con ETA. Había obtenido cierta notoriedad local debido a su condición de crítico de teatro y a la elaboración de artículos literarios que firmaba con el pseudónimo de Mikel Antza. En 1983 ganó el premio de cuentos Ciudad de Irún.

Albizu ayudó en la fuga de los dos presos etarras en Martutene aprovechando un concierto del cantante Imanol que se había organizado en el recinto penitenciario. Albizu, que al parecer era el conductor de la furgoneta en la que se escondieron los dos presos, huyó a Francia junto con los dos etarras liberados. Investigaciones realizadas por la policía francesa permitieron averiguar que Mikel Antza estuvo residiendo durante varios años en París. En 1987 se encontraba matriculado en la Universidad de Nanterre, donde conoció a varios ciudadanos franceses que le sirvieron para crear una red de colaboradores. Albizu estuvo residiendo en ese tiempo en una vivienda propiedad de un ciudadana francesa, situada en el número 237 de la calle Marcadet, en el distrito 18 de París.

A raíz del descubrimiento en un chalet de Saint Pee Sur Nivelle, en septiembre de 1987, de los archivos de la oficina política de ETA donde había una lista con cientos de nombres de miembros de ETA, Albizu cambió su domicilio y se instaló durante un tiempo en la casa de otra ciudadana francesa, situada en la calle Jean Pierre Timbaut de la capital francesa.

A la sombra de Txelis

Fuentes policiales señalan que en aquellas fechas Albizu Iriarte se encontraba ya trabajando en la oficina política de ETA, junto con Ignacio Gracia Arregui, Iñaki de Rentería, bajo la dependencia directa de José Luis Álvarez Santacristina, Txelis.

A raíz de la detención de Josu Ternera en 1989, José Luis Álvarez se convirtió en el responsable del aparato político y Mikel Albizu pasó a ser el responsable de la oficina de relaciones internacionales de ETA. En 1992, tras la detención de Txelis en Bidart, Mikel Antza pasó a ocupar su puesto en la ejecutiva de ETA como responsable del aparato político.

La justicia francesa tiene dictada contra Albizu una condena en rebeldía de cinco años de cárcel por asociación de malhechores, dentro del sumario derivado de la captura de la dirección de ETA en Bidart.