ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

sábado, 28 de enero de 2012
Reportaje:Los lugares de María Barranco | la última

Esquejes de ciudad

Recorre las calles de la capital recogiendo tallos que convierte en las plantas del patio de su casa y aterriza ahora en el teatro Infanta Isabel con 'Tócala otra vez Sam'

1. El patio de mi casa. Me encanta desayunar en mi casa, tengo la suerte de tener un patio en la zona de Arturo Soria. Es un sitio precioso con una luz estupenda. Mi café, mi periódico... Tiene una fuente, como un patio andaluz, y está lleno de plantas que me vuelven loca y que voy sacando adelante con los esquejes que cojo por la calle. No es que las hable, pero me gustan mucho.

2. Parque de Juan Pablo II. Es el sitio al que voy con mi perra, Malú. A Marnie (la gata persa) lo dejamos en casa. Tiene un pinar maravilloso. Me desplazo hasta allí en coche, porque desde casa es un paseo largo.

3. Calle de la Reina. Para tomar una copa me encanta ir al Cock, con sus riquísimos gin tonics, y al Del Diego: ¡El mejor dry martini del mundo! Son amigos y me ayudaron a aprender a hacerlo cuando tuve que usarlo en una función. La gente se quedaba mirando al verme dentro de aquella barra: "¡Cómo está el cine! María Barranco de camarera", debían pensar.

4. El Landó (plaza de Gabriel Moró, 8). Me encanta porque nada más entrar tiene ese pan con tomate puesto, que te mueres. El jamón muy bien cortado y buena comida casera, que a mí la cocina de pitiminí me aburre un poco. Allí todo lo que te tomes es maravilloso.

5. El mercado de San Miguel. Me encanta ir a tomar el aperitivo, a picar unas ostras. Es una joya. Allí también, todo lo que te tomes es gloria bendita. Lo malo es que no lo puedo hacer tanto como me gustaría porque luego tienes que entrar en el traje en la función.

6. La Torre de Madrid. Fue donde conocí a Bernardo Bonezzi. Por aquel entonces era, por supuesto, una actriz en paro. Él tenía una cámara de vídeo en su apartamento y yo me dedicaba a interpretar películas: La semilla del diablo, La mujer pantera... según tenía el día. Aquellos vídeos llegaron un día hasta Pedro Almodóvar, que después me llamó.

7. La Gran Vía. Mi llegada a Madrid fue patética. Después de un viaje de 12 horas en tren, llegué a la estación de Atocha y besé el suelo como si fuera el Papa: "Ya soy actriz", me dije. Luego me dejaron una casa céntrica, pero también se la habían dejado a más gente y aquello era horroroso: si llegabas más tarde, ya no había sitio para dormir. Recuerdo aquellos paseos por la Gran Vía, la Puerta de Alcalá y la carrera de San Jerónimo. Todas ellas, calles que me siguen gustando hoy.

8. Nina (Manuela Malasaña, 10). Es un pequeño restaurante de Malasaña. Lo lleva Nina, que es amiga y que te trata como a una reina y ponen una de las mejores hamburguesas que he probado.

9. El Escorial. Estuve bastantes años viviendo allí, he vuelto para pasar allí veranos y es un pueblo al que quiero mucho. Siempre que voy paro en un bar que hay ahí en la carretera de Guadarrama a comerme las mejores gambas del mundo.

10. Teatro Infanta Isabel. Esta va a ser mi casa a partir de ahora, voy a pasar muchas horas aquí. Es un sitio emblemático. Para mí es un regalo volver aquí, una segunda temporada, significa mucho para mí porque estuve hace muchos años y guardo muy buenos recuerdo de aquellos dos meses en los que actuaba con José Coronado y hacíamos Algo en común.

Aterrizaje papal

- Cuando María Barranco (Fuengirola, 1961) llegó a Madrid besó el suelo de la estación de Atocha: "Ya soy actriz". Había dejado la carrera de Medicina para pasarse al arte dramático. Con una amplia carrera vuelve ahora con Tócala otra vez Sam al Infanta Isabel.

María Barranco en el escenario del teatro Infanta Isabel, donde estrena Tócala otra vez Sam, con Luis Merlo. / CARLOS ROSILLO

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana