Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Valencia y Alicante se vuelcan en la protesta contra el recorte educativo

120.000 personas exigen responsabilidades al Consell del PP por su mala gestión

La quiebra financiera del sistema educativo ya es oficial. Más de 120.000, personas de todos los puntos de la Comunidad Valenciana -según cálculos de los organizadores y de la policía nacional- paralizaron el tráfico anoche en Valencia y Alicante y colapsaron los trenes de cercanías para protestar por los impagos en educación y el decreto del Gobierno popular de Alberto Fabra, que recorta el salario de los 55.000 docentes de la red educativa pública y de 140.000 funcionarios de la Generalitat, aprobado el miércoles en las Cortes. Las protestas se centraron en las tres legislaturas del PP que han dejado la Comunidad Valenciana en bancarrota, con una deuda de 62.500 millones de euros, que impide pagar los servicios básicos educativos.

Los 1.200 colegios e institutos públicos no cobran la subvención para su funcionamiento desde hace ocho meses. Las cerca de 300 escuelas infantiles privadas no han ingresado el cheque escolar del que pagan parte de la nómina, y están al borde de la asfixia, los conservatorios y escuelas de música acumulan un recorte del 54% en ayudas y las universidades sostienen una deuda de 800 millones que las ha dejado al "límite" de su capacidad de endeudamiento en 2012.

Más de tres horas duró la manifestación en Valencia para poder, al menos, "pasar" por la plaza de la Virgen, junto al Palau del Gobierno de la Generalitat, donde debía de culminar la marcha. Familias al completo, alumnos de todas las edades, profesores, directores y una gran representación política de concejales, parlamentarios y de las ejecutivas de los tres partidos de oposición -PSPV-PSOE, Compromís y Esquerra Unida- acudieron al grito de guerra de los cinco sindicatos de la enseñanza pública, que anuncian una semana "de duelo" y de "movilizaciones" para pedir "responsabilidades políticas" por la "quiebra" de la Generalitat. Los principales dardos tenían un destinatario con nombre y apellido: José Manuel Vela, "el responsable de la elaboración de los presupuestos de las últimas tres legislaturas".

La manifestación de Alicante fue, además, una de las más multitudinarias que se recuerda en la ciudad. La policía nacional comparó la manifestación de ayer en la capital alicantina con las que se convocaron por la guerra de Irak y tras los atentados del 11 de marzo. Por una vez, la organización y la policía nacional coincidieron a la hora de calcular el número de asistentes: más de 40.000 personas.

Menos corrupción. Más educación fue la consigna central de las dos macromanifestaciones, en las que los participantes se emplearon a fondo en demostrar el "hartazgo" por "el despilfarro" de los últimos 16 años de Gobierno del PP y condenaron la cadena de casos de corrupción que hieren la Comunidad Valenciana. Pancartas con referencias al juicio de Camps, al caso Brugal, al fracaso de la fórmula 1 o a la visita del Papa fueron la denuncia más gráfica contra una manera de ejercer el poder valenciano. "Yo trabajo y ellos malgastan, pero todos pagamos", denunció el colegio público Joaquín Muñoz.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 22 de enero de 2012