Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Casi la mitad de los médicos decide atrasar su jubilación al cumplir 65 años

Las mujeres representan el 70% de los profesionales del sistema sanitario público

Casi el 50% de los médicos que tenían que haberse jubilado en 2011 han optado por seguir en activo. Según los datos aportados ayer por la consejera de Salud, María Jesús Montero, el año pasado un total de 270 facultativos cumplían 65 años, pero 122 de ellos (el 45,1%), decidieron acogerse a la prórroga voluntaria de la jubilación aprobada por el Gobierno andaluz en diciembre de 2010.

En principio, los 122 médicos que ya han decidido acogerse a esta prórroga, seguirán trabajando hasta los 67 años. Cuando lleguen a esta edad, podrán decidir continuar en activo hasta los 70. El retraso voluntario de la jubilación fue una de las medidas puestas en marcha por Salud para intentar paliar el déficit de profesionales que, según las previsiones de la Junta, podía producirse en las próximas décadas, debido, sobre todo, a que el 35% de los facultativos que ahora están en activo deberían jubilarse entre los años 2015 y 2025.

El último estudio de necesidades de médicos apaga las alarmas de déficit

La luz de alarma que se encendió en 2006, cuando el primer estudio de necesidades de profesionales reveló un déficit futuro de médicos, se han apagado, según los datos que aportó ayer Montero. Pero la consejera advirtió que hay que seguir atentos a la evolución de los próximos años. El último estudio de necesidades de profesionales, presentado ayer, cifra en 34.000 los médicos que trabajan hoy en Andalucía, tanto en el sector público como en el privado. Son 1.000 más que en 2008 y casi 7.000 más que en 2001. Este crecimiento supone que en la última década el número de médicos se ha incrementado el 26%, justo el doble del crecimiento de la población (el 13%).

Con estos datos, la tasa andaluza de médicos del sistema público se sitúa en 402 por cada 100.000 habitantes, varios puntos por encima de la que había en 2001 (378 profesionales por cada 100.000 habitantes). Con todo, la tasa andaluza sigue siendo inferior a la media nacional (427), aunque Montero lo atribuyó al menor peso que tiene la sanidad privada respecto a otras comunidades (4% en Andalucía, frente a 18% en Cataluña o 10% en Madrid y Comunidad Valenciana).

En el último estudio de necesidades se ha revisado a la baja el crecimiento de la población andaluza que se había previsto para las próximas décadas en anteriores informes. La crisis económica y su repercusión en el descenso de población inmigrante ha hecho que estas previsiones de población se reduzcan en 400.000 habitantes. Pero Montero aseguró que eso no va a cambiar los planes de incremento de profesionales. "Con la previsión anterior íbamos más justos y ahora vamos a ir más holgados", dijo Montero.

El estudio también confirma la tendencia a la feminización de la profesión que ya revelaron los informes anteriores. Según los últimos datos, el 70% de la plantilla del sistema sanitario público andaluz es mujer. Entre los trabajadores mayores de 59 años, son ya el 59%; pero la presencia femenina es mucho más acusada entre los jóvenes. Tres de cada cuatro personas que se incorporan al sistema son mujeres. Montero insistió en la necesidad de hacer cambios en la organización laboral para favorecer la conciliación. "La experiencia nos demuestra que las plantillas más masculinas han optado por patrones de trabajo mucho más intensivos y turnos rotatorios. pero las mujeres suelen preferir, por ejemplo, turnos fijos", señaló Montero.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de enero de 2012