ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

viernes, 6 de enero de 2012
Reportaje:RUTAS CON ARTE | Cuando el guía es un artista

Ámsterdam con Alicia Framis

Vanguardia entre canales

M. S. 6 ENE 2012

Es una ciudad que conoce bien. Estuvo viviendo en Ámsterdam entre 1995 y 2005, y volvió a elegirla como residencia hace dos años. Algo tendrá este ordenado y flotante mundo de galerías de arte y nuevos espacios expositivos. Alicia Framis (Barcelona, 1967) nos dirige primero a la galería Annet Gelink (Laurierstraat, 187-189; www.annetgelink.com), un lugar para saber lo que se cuece en el panorama artístico holandés y ver el trabajo de los alumnos aventajados de la Rijksakademie. "Annet tenía antes una galería llamada Bloom, en la que empezaron artistas tan conocidos como Douglas Gordon; ella se encarga de llevar a los artistas a ferias internacionales y siempre pide a uno de ellos que haga de comisario con las obras del estand", cuenta Framis. Esta unión ideal entre galerista, mercado y creadores, un círculo que se cierra, se entiende bien en Holanda, según Framis. "Ámsterdam es una ciudad pequeña, así que las galerías hacen un gran esfuerzo por estar en las ferias punteras y dar a conocer sus valores".

En 1999 Ellen de Bruijne inauguró bajo su nombre un espacio expositivo (Rozengracht, 207 A; www.edbprojects.nl) que poco a poco se convirtió en un referente para creadores jóvenes. "Era lo que le faltaba a la ciudad, y ella supo verlo", cuenta Alicia Framis. "De Bruijne ha hecho una inversión a largo plazo, ayudando a construir las carreras de sus artistas y buscando el mercado apropiado para ellos". La galería, donde este año mostró su obra la artista española Dora García, es conocida en los Países Bajos por sus preferencias por la performance, con el espectador como parte esencial de la propia obra.

Muy cerca del barrio de los museos, donde los turistas ansiosos de Van Gogh se difuminan, y rodeado de restaurantes tailandeses, está De Appel (Jacob van Campenstraat, 59; www.deappel.nl), un edificio que bien podría ser un piso de estudiantes o una galería de arte contemporáneo por la que deambular entre pasillos y escaleras con las paredes pintadas de rojo. "Es un centro de arte con vocación internacional, pero tiene un programa de comisariado con clases teóricas, talleres, excursiones y enfrentamientos educativos", cuenta Framis. Y así, entre sus habitaciones-salas de exposición nos encontramos con proyectos de investigación creativa de vanguardia, piezas de videoarte, dibujos e instalaciones. "Desde su fundación, en 1975, es un lugar que cataliza el clima artístico de la ciudad", insiste Alicia Framis, que además no quiere dejar de recomendar una visita a Kunstverein (Gerard Doustraat, 132; http://kunstverein.nl), cuyo gancho resume lo que se puede encontrar allí: "Support, art and culture!" (apoyo, arte y cultura). Con franquicias en Milán y Nueva York, este centro de arte es un lugar para debatir y conocer las vanguardias desde un punto de vista crítico. "Aquí se reflexiona sobre la manera en que las prácticas culturales se desarrollan; debido a su poco convencionalismo, permite que los métodos de exposición, de discurso y acogida sean siempre inauditos", cuenta Framis. Un espacio artísticamente democrático, como casi todo en Ámsterdam.

El Kunstverein de Ámsterdam, una oficina de comisariado artístico que programa exposiciones, lecturas y proyecciones.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana