Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
PRIVACIDAD | CiberP@ís

"Hacer de Internet un lugar seguro es una obligación"

Natalia Martos, distinguida por la Guardia Civil por su lucha contra el ciberdelito

Natalia Martos Díaz (Huelva, 1978) recibió una llamada de la Guardia Civil. Algo rutinario para quien se dedica a la privacidad. La diferencia entre esta y todas las anteriores es que tenían una buena noticia y ella era protagonista. La actual directora de privacidad del Grupo PRISA era reconocida con el máximo galardón que otorga este cuerpo, la Cruz de la Orden del Mérito del Cuerpo de la Guardia Civil, por su ayuda a las fuerzas de seguridad del Estado. Ella le quita importancia: "Si tienes principios y te manejas en la Red, es lo menos que se puede hacer". Martos considera Internet como su tabla de salvación. Su primer ordenador fue un Spectrum de 48k.

Antes de llegar a este puesto, fue máxima responsable legal de Tuenti, la red social preferida por los jóvenes españoles. Ahí comenzaron sus méritos. "Estaba todo por hacer y no es que me llevase trabajo a casa, es que no podía desconectar. Hacer de Internet un lugar limpio y seguro es una obligación", explica. Empezó a recopilar información, a ordenarla y a colaborar con las fuerzas de seguridad.

Encontró variedad de delitos, pero, quizá, el más extendido es el ciberacoso, el acoso escolar de patio de colegio llevado a la pantalla del móvil o el ordenador. "Cuando sabes lo que es el acoso escolar, te vuelcas contra ello". Lo dice sin un ápice de resquemor, al contrario, con aire de optimismo. "El sacrificio, el valor y la entrega son valores que se deben aprender desde pequeños. Si te implicas y empatizas con los chavales, lo entienden rápidamente".

En su opinión, la privacidad es uno de los grandes retos de la Red. "Cuando se creó Internet no se pensó en algunos aspectos. En privacidad hay mucho por hacer", relata. Y de eso se encarga, de cumplir con estándares, protocolos y leyes, si los hay. Cuando no, toca saltar de congreso en congreso para intentar crear un marco común, más allá de las fronteras del mundo físico.

¿Qué hace alguien con una Medalla al Mérito Civil? "No creérselo mucho y seguir trabajando. Por si acaso, la guardan mis padres, que son los que de verdad se la merecen".

* Este articulo apareció en la edición impresa del Sábado, 24 de diciembre de 2011