ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

jueves, 22 de diciembre de 2011

Irak se desintegra sin EE UU

El Gobierno de mayoría chií ordena la detención del vicepresidente Tariq al Hachemi, el más alto cargo suní

No ha durado demasiado la pax americana en Irak, el atado y bien atado franquista. Horas después de la retirada del último soldado estadounidense tras casi nueve años de ocupación, el país ha regresado al pasado, es decir, al enfrentamiento sectario; de momento político disfrazado de leyes. Regresa el fantasma del clima de violencia del año 2006: la guerra civil entre milicias suníes y chiíes, que provocó miles de muertos y la limpieza étnica de barrios enteros de Bagdad y otras ciudades del país.

El Gobierno, mayoritariamente chií, del primer ministro Nuri al Maliki ordenó el lunes la detención del vicepresidente Tariq al Hachemi, el más alto cargo suní. Los suníes representan el 20% de la población y fueron los gobernantes de Irak hasta la caída de Sadam Husein. Maliki quiere procesarle por un delito de terrorismo. Esgrime como prueba una supuesta confesión de los guardaespaldas del vicepresidente. Al Hachemi denuncia un "montaje" en su contra.

Las decisiones de Al Maliki reabren la herida de la violencia sectaria

Pese a las peticiones de calma, diálogo y unidad realizadas por el vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, y por el presidente de Irak, el kurdo Yalal Talabani, Maliki no da marcha atrás. Su decisión no es una ocurrencia, sino que obedece a una estrategia concreta: sustituir el Estado plurinacional por otro menos teatral, en el que no esté en discusión la hegemonía chií.

En una rueda de prensa celebrada en la capital iraquí, Maliki ha exigido a la región autónoma del Kurdistán la entrega del prófugo. Al Hachemi se encuentra desde el lunes en el Kurdistán para evitar su detención. La reclamación de Maliki es muy peligrosa, abre un segundo frente.

El primer ministro también ha amenazado a los ministros suníes con su expulsión del Gobierno si no abandonan el boicot decidido por Iraqiyya, la principal formación suní. Maliki ofrece diálogo, pero rechaza cualquier intromisión exterior, sea de la Casa Blanca o de la Liga Árabe, "porque se trata de un caso criminal". Parece romper las reglas de juego impuestas por los estadounidenses, que dejaron Irak con un mensaje triunfal que ya es papel mojado.

El movimiento de Maliki contra Al Hachemi es un mensaje directo y claro a los suníes: el poder está ahora en manos de los chiíes (el 60% de la población en Irak; el otro 20% son kurdos). Los jefes tribales suníes, como el jeque Al Duleimi, advierten de que estas decisiones pueden conducir al caos.

Las milicias creadas por el general David Petraeus en 2007 para luchar contra la insurgencia extranjera vinculada a Al Qaeda están ahora en peligro; son el siguiente objetivo. Petraeus fue audaz y arriesgado al pactar con esa insurgencia nacional que atentaba contra sus tropas; les ofreció dinero y una amnistía de hecho para que cambiaran de objetivo. Se llamó el Movimiento del Despertar; después, Los Hijos de Irak. Muchos de ellos habían participado en la violencia sectaria y ahora se sienten abandonados por Washington.

En Irak conviven tres comunidades: chiíes, kurdos y suníes. Las relaciones no son buenas y las diferencias de cómo administrar el petróleo les enfrentan, sobre todo a chiíes y kurdos, que amenazan con la secesión. Ese escenario sería una pesadilla para Turquía. El poder en la sombra de este tablero es Irán, con excelentes relaciones con las facciones chiíes. La mayoría de sus líderes, incluido Maliki, estuvieron exiliados en Teherán. ¿Se puede seguir hablando de victoria?

El vicepresidente iraquí Tariq al Hachemi, en la ciudad de Arbil. / REUTERS

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana