Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
COLUMNA

La novia de Olentzero

El otro día, al abrir el buzón, me encontré con un folleto para escribir la carta a Olentzero. ¿Solo a Olentzero? Nooo. También a Mari Domingi, claro. Ambas figuras nos sonríen desde el anverso de la carta y a mí también me entró la risa nada más verlos. Alguien me había hablado de esta compañera, esposa, novia o "amiga entrañable" de Olentzero -la rumorología mítica no se pone de acuerdo-, pero oye, no tenía ni idea de que la cosa estuviera tan consolidada... Investigando un poco, he visto que Mari Domingi se ha visibilizado y encarnado en los últimos tres, cuatro o cinco años: los niños aprenden en la ikastola la cancioncilla que la nombra y hacen cola para entregarle a ella, junto a Olentzero, la carta donde especifican el tipo de consola que quieren. La costumbre ha llegado a la mayoría de los pueblos vascos, incluidas las capitales, donde Olentzero y Mari Domingi entran en un carro, cargados de obsequios y caramelos. Si algún pueblo se resiste, le quedan dos telediarios. La marea es ya demasiado grande: no podrán hacer otra cosa que dejarse arrastrar por ella.

En principio, parece una cosa simpática, sin más. Pero si uno se pone a pensar en ello durante un minuto, asombra la facilidad con la que se inventa una tradición delante de nuestros ojos; la facilidad con la que la acepta la gente, la facilidad con la que se difunde, la facilidad con la que dentro de poco dirán: en Euskal Herria desde siempre han traído los regalos Olentzero y Mari Domingi. A nuestros mayores les ocurriría lo mismo cuando empezó a extenderse la figura del alegre carbonero barrigón, que -excepto en unas cuantas poblaciones- no les sonaría de nada. Mi generación ha crecido, en cambio, compaginando el Olentzero joan zaigu / mendira lanera con los regalos de la mañana de Reyes. Como en su caso, también en el de Mari Domingi han encontrado o recreado algún referente histórico y la atavían con ropajes propios del siglo XVI, pequeño desajuste temporal que no le ha impedido ennoviarse con un carbonero del XIX-XX.

La aparición de la moza en la escena navideña se interpreta en clave no sexista. Vamos, que han observado de repente que Olentzero es un varón. Y ya que estamos recuperando/recreando/inventando nuestras propias tradiciones vascas-vascas, no vamos a caer en el mismo error que los Reyes Magos, Papá Noel o Santa Claus. Las mujeres también traen y han de traer regalos (y la buena nueva), como en la vida misma. ¿Crear personajes novias de ayuda a hacer visible esa ansiada igualdad? Tal vez sí, aunque hay claros motivos para la duda (existe una discusión apasionante sobre ello en la red). En cualquier caso, lo que sorprende -e incluso inquieta- es esa portentosa facilidad para crear tradiciones o para adecuarlas ad hoc. A Olentzero hasta le han quitado la pipa para que no dé mal ejemplo. Y ya puestos, sólo falta que Mari Domingi le ponga a régimen.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Miércoles, 21 de diciembre de 2011