Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Talentos

Diarios fotográficos desde una moto

Federico Frangi emprende un largo viaje para retratar a los nómadas de Asia

Han pasado décadas desde que el Magic Bus saliera delante del Pudding Shop de Estambul con su carga de insólitos viajeros para cruzar todo el territorio hasta la India y el Nepal. Tras haber seguido las huellas de aquellos viajeros en recorridos anteriores, ahora el fotógrafo argentino afincado en Barcelona Federico Frangi se lanza a su tercer viaje. El nuevo proyecto del artista, que arrancará después de Navidad, consiste en realizar 4.500 kilómetros en su moto Royal Enfield, en cinco meses, desde Delhi, siguiendo por Nepal, hasta Sikkim y la frontera con Bután, para volver a Delhi.

Frangi realizará su trabajo con una cámara Rolleiflex de medio formato y dos cámaras de 35 milímetros Rollei (unos aparatos de grandes dimensiones que se empleaban antaño para captar paisajes y personajes a 360 grados). En esta ocasión se centrará en la relación del humano y la naturaleza y en los retratos, que combinan las contradicciones del presente con las tradiciones ancestrales. Frangi trabaja todo el material de manera analógica y, una vez digitalizado, lo imprime sobre papel arroz, hecho a mano en Nepal. "A pesar del coste y de las complicaciones que implica utilizar una técnica de este tipo en países como Nepal o Bután, el resultado no tiene nada que ver con el de un procedimiento digital normal".

Frango reflexiona sobre su papel: "Pretendo ser un observador invisible". El fotógrafo argentino iniste en la aventura fotográfica en moto. La primera fue en 2009 cuando para su On the top of the world, que narra la vida y las condiciones de trabajo de los habitantes del Himalaya, se desplazó a Lakkah, a 4.000 metros de altura, región poblada por tribus nómadas. En Bolivia realizó su serie Madre milenaria, protagonizada por paisajes, vistas sobrecogedoras y rocas que sustituyen la figura humana, elemento que el artista reutilizó en sus siguientes proyectos sobre Grecia y Barcelona.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 20 de diciembre de 2011