Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA HUELGA DEL METRO EN SANTO TOMÁS

El Superior tumba los servicios mínimos de la huelga del metro

Empleo rebaja al 48% del servicio habitual la circulación de trenes durante el paro

Empleo ha dictado esta tarde una orden en la que acata la decisión del Superior y dicta unos servicios mínimos del 48% del tráfico ordinario de un día habitual durante las 24 horas del paro.

La asamblea de trabajadores de Metro Bilbao celebrada esta mañana ha decidido mantener la huelga de 24 horas convocada para el día de Santo Tomás, en espera de la decisión que adopten finalmente los empleados del suburbano que se reúnan esta tarde en una segunda asamblea.

Empleo fijó ayer unos servicios mínimos del 60% con carácter general, que se elevan al 70% en la franja horaria de 12.00 a 14.00 y de 20.00 a 22.00 al coincidir con la festividad de Santo Tomás, la instalación del Parque Infantil de Navidad (PIN) del BEC y la celebración del partido del Athletic en San Mamés.

El suburbano aumentará en 80 personas la plantilla de seguridad

Mientras, alcaldes y portavoces municipales del PSE de municipios con servicio de metro han exigido a los convocantes del paro de 24 horas previsto para mañana que "entren en razón" y desconvoquen la movilización porque, si no, será un "día negro" para todos los vizcaínos.

El alcalde de Barakaldo, Tontxu Rodríguez, ha ofrecido una rueda de prensa en nombre de todos ellos. Durante su intervención, en la que ha estado arropado por el portavoz socialista en las Juntas de Vizcaya, Iñaki Egaña, y el portavoz del PSE en el Ayuntamiento de Bilbao, Alfonso Gil, ha recordado el "inmenso daño" que el día elegido para la huelga puede originar, califiando la decisión de fijar la fecha de mañana como "inadecuada" y "malintenionada".

Además, ha recordado que los socialistas defienden el derecho a la huelga, pero ha precisado que "no estamos ante una huelga al uso" porque "las reivindicaciones de los trabajadores nada tienen que ver con salarios, con horas de trabajo o con despidos" y "quizás sí tengan que ver con un conflicto de poder para ver quien manda más en la sociedad".

Tras recalcar que la movilización convocada para mañana puede causar "un daño de dimensiones jamás vistas", ha censurado que los sindicatos convocantes "se han pasado de frenada", y ha apelado a su "responsabilidad" para que desconvoquen el paro de 24 horas, soliciten una reunión con la dirección de la compañía y traten de llegar a un acuerdo.

Por su parte, el lehendakari, Patxi López, ha vuelto a pedir a los sindicatos y al comité de empresa de Metro Bilbao que desconvoquen la huelga de este miércoles, día de Santo Tomás, que tomen "medidas más proporcionadas" o vayan a los tribunales. En una entrevista concedida a TVE, recogida por Europa Press, López ha reiterado su petición a los convocantes del paro de 24 horas de este miércoles en Metro Bilbao para que "reconsideren su posición, desconvoquen esta huelga y adopten las protestas que sean proporcionales a la causa que las origina".

En su caso, el portavoz de la Diputación Foral de Bizkaia, Juan Mari Aburto, ha afirmado hoy que las declaraciones del lehendakari, Patxi López, sobre la huelga en Metro Bilbao "no han sido especialmente afortunadas y se han focalizado en enraizar el conflicto y no en intentar solucionarlo".

"Abusivos". Así califica el comité de empresa de Metro Bilbao los servicios mínimos decretados ayer por Empleo de cara a la huelga de 24 horas de mañana, festividad de Santo Tomás, y que los sindicatos van a llevar a los tribunales. El Ejecutivo fijó que se debe garantizar el 70% de la circulación de trenes entre las 12.00 a 14.00 y de 20.00 a 22.00 y el resto del día el 60% del servicio habitual. Las centrales habían pedido unos servicios mínimos del 30% mientras que la empresa era partidaria del 90% y del 100% en algunas franjas horarias, como el mediodía y la hora previa y posterior al partido de Copa del Athletic, que se juega mañana a las 22.00.

Empleo advierte además en la orden en que fija los servicios mínimos no podrán ser "perturbados" por alteraciones o paros del personal designado para prestarlos. De producirse serán considerados "ilegales" y se exigirán responsabilidades. La orden, firmada por la titular de Empleo, Gemma Zabaleta, alude a una sentencia del Tribunal Supremo de 2008, que señala que si la parte social elige fechas en las que la repercusión de la huelga es "especialmente gravosa, está justificado el establecimiento de servicios mínimos por encima de lo habitual". Recuerda que la libertad de circulación no puede quedar sin la debida protección frente al ejercicio del derecho a la huelga. El texto subraya que el establecimiento de los servicios mínimos no pueden llegar a "suprimir de facto el derecho de huelga o vaciarlo de contenido en caso de que se permita que, durante su ejercicio, el cumplimiento de los servicios mínimos dé una apariencia de normalidad".

Cada uno de los eventos programados para mañana -Santo Tomás, el partido del Athletic y el Parque Infantil de Navidad en el BEC- "moviliza a un número masivo de personas que provoca fuertes aglomeraciones", recalca la orden, hasta el punto que la empresa "refuerza el servicio con un 20% adicional de transporte que a veces resulta insuficiente". El 60% fijado sale precisamente de sumar ese porcentaje extra al 40% de servicios mínimos decretados inicialmente por el Ejecutivo. Metro Bilbao activa por razones de seguridad el "protocolo de gestión de aglomeraciones", ya que se incrementan los "riesgos de producirse avalanchas de personas para el acceso a los trenes en las estaciones por la acumulación máxima en las estaciones".

Así las cosas, el riesgo de aglomeraciones adquiere "mayores probabilidades" si con motivo de los servicios mínimos "aumenta el intervalo de tiempo entre trenes". El consejero delegado de Metro Bilbao, Iñaki Prego, acusó a los sindicatos de someter a los ciudadanos a "un chantaje sin precedentes" e insistió en que no hay razones que justifiquen la huelga.

Prego anunció que la compañía ofrecerá mañana "el mayor número de servicios posibles, con todas las garantías de seguridad". Con este propósito aumentará la plantilla de empleados de seguridad contratados desde los 20 de un día normal hasta los más de 100 que trabajarán en Santo Tomás. El comité de empresa planteará hoy a las asambleas de trabajadores un nuevo calendario de movilizaciones para el mes de enero, que incluye nuevos paros.

La deuda del Consorcio

La agencia de calificación Standard & Poor's ha decidido poner en perspectiva negativa la nota de la deuda del Consorcio de Transportes de Bizkaia, la entidad encargada de gestionar la construcción del metro de Bilbao en la que se sientan el Gobierno vasco, la Diputación vizcaína, el Ayuntamiento de su capital y los demás consistorios por los que discurre el suburbano.

La agencia explicó ayer el cambio como una consecuencia lógica de la decisión tomada hace dos semanas de rebajar las perspectivas del País Vasco -y de otras seis comunidades autónomas-, así como de la Diputación de Bizkaia.

La agencia detalla que ha puesto el signo negativo a la calificación AA para la deuda a largo plazo del Consorcio -la tercera de su escala, equivalente a sobresaliente- y de A-1+ para la deuda a corto plazo.

Este mismo año, Standard & Poor's estimó la deuda del Consorcio en 499 millones de euros, una cifra elevada, pero "típica" de las entidades gestoras de transportes públicos que requieren elevadas inversiones, según la agencia.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Martes, 20 de diciembre de 2011

Más información