Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Mata a su exnovia y se suicida prendiendo fuego a su casa

La mujer recibió varias puñaladas en la oficina de Carral donde trabajaba

Nunca había denunciado ni malos tratos ni acoso alguno. Pero Matilde Vázquez Ramallal, de 38 años, pasó ayer a engrosar la lista de víctimas mortales de la violencia machista, la tercera en Galicia este año, tras ser asesinada por su expareja, Lino Botana Fariña, de 39. La mujer, vecina de Abegondo (A Coruña), estaba en su puesto de trabajo, una asesoría del municipio colindante de Carral, cuando de pronto irrumpió su exnovio y le asestó varias puñaladas. Nada se pudo hacer para salvarle la vida. Y su agresor se quitó poco después la suya en su casa de Abegondo a la que prendió fuego.

El trágico suceso de ayer conmocionó al vecindario de ambos municipios rurales de la comarca de A Coruña y suscitó el rechazo de todos. Aunque fueron pareja desde muy jóvenes, Matilde y Lino ya habían roto su relación sentimental hacía algún tiempo. No consta ninguna denuncia, corroboró el alcalde de Carral, José Luis Fernández Mouriño, aunque el hombre "últimamente estaba un tanto abandonado, estaba en el paro, bebía".

Fueron pareja desde jóvenes, pero no consta ninguna denuncia

El suceso ocurrió pasadas las 9.30 horas de la mañana cuando Botana Fariña llegó en moto hasta la gestoría en la que trabajaba su exnovia. Tras un pequeño enfrentamiento verbal, el hombre apuñaló varias veces a la mujer sin más miramientos. El jefe de la víctima, alertado por los gritos, salió corriendo de su despacho e incluso llegó a forcejear con el agresor.

Pero este logró escapar en el coche de su exnovia. Poco después fue localizado por la Guardia Civil en el lugar de Sarandóns, en el municipio de Abegondo, aparcado delante de una casa en llamas. Cuando los bomberos lograron sofocar el fuego y entrar dentro de la vivienda, se encontraron a Botana "semitendido en un sillón" y agonizando, "con pulso débil". De nada valieron las labores para intentar reanimarlo. El hombre, cuyo cuerpo también presentaba alguna quemadura, murió por causa de la inhalación de humos, según informó el instituto armado.

Apenas había transcurrido hora y media desde que Botana asesinara a Matilde Vázquez, la tercera mujer que muere este año en Galicia apuñalada por sus expareja. En el primer caso, ocurrido en mayo en Noia, también se suicidó el agresor, Miguel Hervella, tras acuchillar a su exnovia, Gloria García, de 20 años. Cristina González, de 39 años, también fue apuñalada por su marido, con el que estaba en trámites de separación, en su casa de Vigo.

La secretaria general de Igualdade de la Xunta, Susana López Abella, reclamó la colaboración activa de los ciudadanos y "una actitud vigilante" para detectar, antes de que ocurran tragedias de este tipo, "situaciones de riesgo". "En la cotidianeidad hay señales de alerta que pueden advertir de situaciones de riesgo y deben derivar en una denuncia". Este año, los juzgados gallegos han decretado órdenes de protección sobre 1.219 mujeres que habían previamente interpuesto una denuncia, algo "imprescindible", recordó López Abella. "Hay que tener valentía para denunciar y mantenerlo hasta las últimas consecuencias", insistió la responsable autonómica de Igualdade.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Martes, 13 de diciembre de 2011