Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un decreto de Mar amenaza a 1.256 concesiones marisqueras de Carril

La Agrupación de Parquistas ven en la reordenación "una declaración de guerra"

Están callados, esperando que el alcalde de Vilagarcía medie ante la Consellería do Mar para evitar que el decreto que verá la luz en 2012 no anule las 1.256 concesiones para el cultivo de almeja que comenzó a regularse por la Xunta de Fraga hace 20 años. Para la Agrupación de Parquistas de Carril "el tiempo se agota" y avisa que no permitirá que la futura reordenación de los viveros, de los que viven directamente 656 familias, amenace el sector, que mueve anualmente más de seis millones de euros y que representa el 90% del cultivo de almeja de Galicia.

Antes del decreto 58/ 1991, estos viveros carecían de titularidad jurídica, pero la Consellería de Pesca fue legalizando entonces las concesiones marisqueras para dar salida a una situación irregular con el reconocimiento de la propiedad como concesión administrativa, con el visto bueno de Costas. Sin embargo, a día de hoy, todavía está sin legalizar más del 7% de estos viveros, provocando una situación anómala y provisional en un sector que ahora exige explicaciones a la Xunta por la lentitud y dejación en el cumplimiento del decreto regulador que se pretende finiquitar. Piden, sobre todo, información sobre el borrador del futuro decreto, cuando Mar ya ha anunciado que será acometida una profunda reordenación en estas explotaciones marisqueras de la ría de Arousa.

Las adjudicaciones, de las que viven 656 familias, ocupan casi un millón de metros

"Todo se está haciendo con absoluto secretismo", denuncia Villanueva

"Nosotros entendemos que Mar nos ha declarado la guerra porque nuestras concesiones representan casi un millón de metros cuadrados de explotación y somos mayoría en Galicia, pero aun así, no ha habido el más mínimo intento de diálogo, todo se está haciendo con absoluto secretismo y lo poco que sabemos es por las declaraciones que ha ido haciendo la conselleira", señala el presidente de los parquistas, José Luis Villanueva.

"La falta de información provoca una enorme intranquilidad entre nosotros y la cofradía, una situación que entendemos que es innecesaria y esperamos que se resuelva y que el alcalde pueda lograr un arreglo satisfactorio para todos, porque esto es un ataque directo para Carril y antes de defender cualquier bandera política tiene que velar por la mayor empresa de la comarca", subraya Villanueva.

El presidente sostiene que la postura de los mariscadores es inamovible en lo que se refiere a la revisión de las concesiones, y advierte: "Si no tenemos seguridad jurídica y no se legalizan las concesiones en aplicación del decreto de 1991 antes de acometer la reordenación, no tenemos nada de qué hablar".

Para Villanueva la solución pasa por redactar un documento en el que caduquen todas las concesiones para firmar otro que las regule como una sola, de acuerdo con la Ley de Pesca y de Costas. "Si no se hace así, nos quedamos en la calle, y no nos vamos a arriesgar a que eso ocurra", dice el presidente.

Hace más de un mes los parquistas tuvieron voz en un pleno municipal, donde presentaron una moción con sus propuestas que salió adelante con la abstención del PP y los votos de la oposición. "Una postura que políticamente entendemos, pero no compartimos", puntualiza Villanueva. Tampoco comparten los criterios de la conselleira, Rosa Quintana, sobre las varas que delimitan los viveros, que calificó de "tercermundistas". "Nunca nadie protestó por ellas y cumplen con el reglamento internacional de navegación", dice Villanueva. "Son pretextos para la polémica. Lo que buscamos", concluye, "es regular un sector próspero y rentable", que ven amenazado con el decreto, anunciado para el primer trimestre de 2012.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 12 de diciembre de 2011