Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

#madrid

Desalojo con eco. Como en los mejores tiempos del 15-M, el desalojo del hotel Madrid se aupó el mismo lunes a los temas más comentados en el mundo durante horas, lo que en parte encendió la mecha de la manifestación de protesta que reunió a más de 2.000 personas en Madrid. Pese a que la intensidad de la conversación alrededor de los indignados ya no es la de hace unos meses, tanto adeptos como detractores (algunos con cargo público), siguen dejando perlas en las redes sociales. Como la jefa sigue en modo moderado en Twitter, el consejero Salvador Victoria tomó el relevo en la habitual andanada contra el Gobierno socialista. "¿Por qué María Dolores Carrión no deja de okupar la Delegación del Gobierno y se ocupa de hacer cumplir la ley y preservar el orden público?", dijo a través de su cuenta @salvavictoria.

No es red para excesos. Pasado el clima de combate electoral, casi olvidada la caída en desgracia del alto cargo municipal Fernando Autrán por sus polémicos tuits, en Madrid aún quedan políticos con verbo incisivo que no se resignan a pasar inadvertidos. El día de la Constitución, el concejal del PP en el Ayuntamiento de Madrid Ángel Garrido hizo su aportación al debate sobre la sucesión de Zapatero cuestionando la españolidad de una de las aspirantes, Carme Chacón, al hilo de unas declaraciones que la ministra en funciones acababa de hacer. "Si el Congreso [del PSOE] va de vivas a España yo lo gano seguro", había declarado ella. "Y si va de apoyar a los que la llamaban 'puta España', ¡triunfadora absoluta!", apostilló él.

Un tuit, un mandoble. Cuando parecía que la semana del puente iba a acabar con un único gran duelo en las redes (el del Bernabéu), Alcorcón dio la sorpresa con un agrio combate entre alcaldes (el actual, David Pérez, y el anterior, Enrique Cascallana), que no hallaron mejor entretenimiento para el día de la Inmaculada que atizarse mutuamente en Twitter. La cosa versó sobre deuda, mentiras, difamación y vergüenza ajena. Todo muy edificante.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Domingo, 11 de diciembre de 2011