Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Defensa preventiva del valle del Darro en Granada

Ecologistas y vecinos alertan de que varios proyectos amenazan el enclave

El valle del Darro, cuyo río abastece de agua a la Alhambra de Granada, se enfrenta a nuevos peligros, a juicio de varios colectivos ciudadanos que han creado una plataforma que reivindica su protección. Lo cierto es que algunos de esos riesgos no son tan nuevos, pero solo plantear proyectos de construcción en un enclave que une la Alhambra con el Albaicín despierta recelo. Ecologistas y asociaciones de vecinos, entre otros ciudadanos, han iniciado una serie de iniciativas para conservar el espacio de indudable valor paisajístico y patrimonial. La Junta y el Ayuntamiento granadino no creen, sin embargo, que exista riesgo real ahora mismo.

Las alarmas saltaron recientemente por la supuesta autorización de un proyecto hotelero en el cortijo de Jesús del Valle, declarado Bien de Interés Cultural (BIC) desde 2005. La Delegación de Cultura sostiene que "no hay aprobado proyecto alguno", aunque reconoce una consulta sobre la posibilidad de ejecutar seis habitaciones y un aparcamiento. Según el delegado, Pedro Benzal, Patrimonio ha respondido que habría que hacer primero una intervención arqueológica que, a día de hoy, ni siquiera se ha solicitado. El cortijo, en mal estado, cuenta con varios requerimientos de la Administración y no se descarta "una intervención subsidiaria".

La Plataforma por la Protección Integral del Valle del río Darro considera que este proyecto es "el principio del fin del valle". Su preocupación de fondo se centra en los intereses especulativos que amenazan el espacio, que además de ser un pulmón verde para la ciudad, cuenta con una ubicación privilegiada y unas vistas "muy golosas". Un hotel y un aparcamiento en el corazón del valle acarrearían "construir carreteras y abrir las puertas a la urbanización de toda la zona", advierte Narciso Crespo, de Ecologistas en Acción. Quieren que se expropie el BIC y que se proteja el valle con la declaración de zona patrimonial, algo que, según Cultura, se está estudiando.

El proyecto hotelero no es la única amenaza. Desde finales de los noventa colea la idea de hacer una presa en el paraje y también está pendiente el cierre del anillo, que preveía la construcción de un gran viaducto. La majestuosa imagen de la Alhambra que se observa desde Sacromonte y Albaicín podría verse alterada. De ahí que el propio Patronato de la Alhambra presentara importantes alegaciones.

Su directora, María del Mar Villafranca, reconoce la "preocupación" por el paisaje que "ha llegado a nosotros en estado valioso" y cuya preservación es de obligado cumplimiento. La alarma también ha sido debatida en el Ayuntamiento de la capital. El grupo municipal socialista llevó al último pleno una moción que buscaba un acuerdo para garantizar la conservación del valle y que ponía el acento en los criterios de "sostenibilidad" frente a la "urbanización voraz". El gobierno del PP votó en contra.

La plataforma, mientras tanto, recaba apoyos para proteger un patrimonio que "pertenece a todos". Insisten en que su lucha no es contra las Administraciones. Esperan revertir el papel: "Son ellas quienes deben garantizar la conservación de este enclave".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 5 de diciembre de 2011