Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

37.000 euros por un rompecabezas

EE UU plantea un juego a los internautas para reforzar su seguridad

"Identificar y evaluar métodos de trabajo que podrían usar nuestros combatientes, pero también encontrar vulnerabilidades a la información confidencial que está protegida a través de nuestras prácticas de trituración de papeles, llevadas a cabo por la comunidad de seguridad nacional de Estados Unidos". Así explica la estadounidense Agencia de Investigación de Proyectos de Defensa Avanzados (DARPA) el objetivo del Reto del Desmenuzador (www.ShredderChallange.com). Este concurso consiste en conectar e interpretar la información de diferentes documentos de guerra manuscritos, previamente rotos a modo de rompecabezas. Quien consiga reconstruir e interpretar la información en el menor tiempo posible ganará 50.000 dólares (unos 37.000 euros).

A Manuel Cebrián, investigador español del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) y de la Universidad de California en San Diego (UCSD), se le ha metido entre ceja y ceja conseguirlo con un equipo de estudiantes, desde expertos en teoría del juego a criptoanalistas.

Ni Cebrián ni sus compañeros se quedarán con un céntimo del premio. "Repartiremos los 50.000 dólares entre las personas que nos ayuden a conectar las piezas. A pesar de que por ahora tenemos unas 1.000 personas de todo el planeta colaborando en el rompecabezas, creo que necesitaremos unas 10.000 para finalizarlo".

Para participar en este grupo, basta con inscribirse en la página http://shredder-challenge.ucsd.edu. "Los trozos de papel no encajan perfectamente, están sucios de aceite y café, arrugados, y la tinta corrida. Necesitamos a los humanos y a los ordenadores para resolverlo". Este tipo de retos no son nuevos para Cebrián. Hace un par de años DARPA colocó 10 globos rojos aerostáticos de 2,4 metros de diámetro en diferentes zonas del país, de forma aleatoria, con el objetivo "de probar la capacidad de las redes sociales". El desafío consistía en localizarlos en el menor tiempo posible, a cambio de 40.000 dólares (30.000 euros).

A un equipo de investigadores del MIT, en el que se hallaba Cebrián, le bastaron nueve horas para encontrarlos todos. "En realidad, los retos que propone la DARPA son metáforas. Por ejemplo, las técnicas para encontrar los globos pueden emplearse en el futuro para localizar personas. Y 40.000 o 50.000 dólares es un precio muy bajo para conseguir tanta investigación e inteligencia".

El actual equipo de Cebrián ha ideado una estructura de incentivos que estimule la participación para mover las piezas del puzle, porque fue precisamente la colaboración pública de los ciudadanos la que permitió encontrar los globos hace dos años. "Encontrar los globos confirmó mis teorías acerca del poder de las redes sociales y los incentivos. Hemos aplicado el mismo modelo para reconstruir el rompecabezas".

Si su equipo consigue conectar todas las piezas, sus colaboradores externos ganarán un poco de dinero. Por cada uno de los trozos encajados, un dólar; la persona que invitó al proyecto a quien las unió, obtendrá 50 céntimos, y la persona por encima de ese reclutador, si la hay, 25 céntimos. Algo es algo.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de noviembre de 2011