ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

viernes, 18 de noviembre de 2011

Japón prohíbe el arroz de Fukushima al hallar niveles de radiactividad excesivos

Archivado en:

Las autoridades japonesas han prohibido el suministro de arroz procedente de un área cercana a la central nuclear de Fukushima 1, tras haber sido detectadas muestras con una concentración de cesio radiactivo de 630 becquerelios por kilogramo, cuando el máximo permitido por seguridad es de 500. El grano contaminado fue encontrado en una granja en Onami, 57 kilómetros al noroeste de la planta. Se trata de la primera prohibición dictada contra el envío de arroz -básico de la dieta japonesa- desde que la central resultó gravemente dañada por el terremoto y posterior tsunami del 11 de marzo. El hallazgo añade otro motivo de nerviosismo a los consumidores, que, desde el desastre, se preguntan por la seguridad de algunos alimentos.

El Gobierno anunció ayer que ha dado orden al gobernador de la prefectura de Fukushima de que detenga los envíos de arroz cultivado en Onami hasta que se confirme que es seguro. Esta región plantó 42 hectáreas este año, que han producido 192 toneladas en la cosecha recogida a finales de octubre. El veto afecta a 154 granjas. La producción de todo Japón ascendió a 8,48 millones de toneladas el año pasado.

Las autoridades afirman que, de momento, solo han detectado arroz con radiactividad superior a 100 becquerelios por kilogramo en el 0,8% de los más de 3.000 puntos controlados, y que ninguno de los 840 kilogramos producidos en la granja donde se ha identificado la muestra contaminada ha sido enviado a los mercados.Yuhei Sato, gobernador de Fukushima, declaró en octubre que el arroz producido en la prefectura era seguro porque las inspecciones no habían dado señal de grano con niveles de cesio superior a 500 becquerelios por kilo.

La prohibición de la venta de alimentos por la crisis nuclear no es nueva. Afectó a verduras, leche, ternera y pescado, entre otros, al poco de estallar la catástrofe, y muchos japoneses han dejado de consumir productos de las regiones cercanas a Fukushima como precaución. Pero que haya llegado al arroz, que muchas familias japonesas consumen tres veces al día, es un salto cualitativo en la crisis. El arroz cultivado en Japón es considerado de calidad superior al importado, y está protegido con fuertes aranceles, en parte para proteger a los campesinos locales, muchos de ellos de avanzada edad.

La organización ecologista Greenpeace aseguró ayer que ha detectado pescado con radiactividad en algunos supermercados del país, aunque los niveles están muy por debajo de los límites legales. Ha encontrado bacalao con 47,3 becquerelios por kilogramo y trazas de radiación en otros pescados, incluido el atún.

A esto hay que sumar la advertencia esta misma semana de un equipo internacional de investigadores de que el cesio radiactivo emitido por Fukushima 1 podría haber contaminado el suelo en la isla de Hokkaido y zonas del oeste del archipiélago como Chugoku y Shikoku, situadas a más de 500 kilómetros de la planta nuclear.

Los niveles de radiación estimados, han apuntado, limitarán seriamente la producción de alimentos en el este de la prefectura de Fukushima -tiene concentración de cesio 137 de 2.500 becquereles por kilogramos- y dificultará la agricultura en las provincias vecinas, hoy por hoy dentro de los límites de seguridad. El terremoto y el tsunami provocaron unos 20.000 muertos y desaparecidos, ninguno, de forma directa, hasta ahora, por la catástrofe nuclear.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana