Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Inmersión rápida en Hollywood

El cineasta valenciano Samuel Sebastián presenta durante una semana su último proyecto en el American Film Market

En cualquier circunstancia, y más en plena crisis, es una oportunidad única para un cineasta: acceder durante toda una semana a la industria más poderosa del planeta, la de Hollywood, en un foro tan potente como el American Film Market, y poder mostrar allí tus proyectos e ideas. Y si hay suerte, dar con quien las financie.

A Samuel Sebastián (Valencia, 1976), autor de una docena de documentales y vídeo-creaciones, del largometraje Diari d'un malalt d'amor (2009) o de la obra de teatro Les habitacions tancades (2008, premio Octubre), ya no se lo tienen que contar: el suyo fue uno de los 18 proyectos seleccionados por concurso en España y Latinoamérica por Egeda, una entidad de gestión de derechos de productores audiovisuales, para acudir al mercado organizado en el cogollo de la industria cinematográfica. La primera semana de este mes de noviembre Sebastián viajó a Santa Mónica, sede del evento, con un teaser (un avance en imágenes de la futura película) titulado SandWoman, una prometedora sucesión de imágenes inquietantes y un desasosegante esbozo argumental.

Una productora mexicana se ha interesado por su película

Un estudio ha contactado con él para un posible guion

Tras siete frenéticos días de contactos y de explicar y defender una y otra vez su idea, algo a lo que ayudó su buen nivel de inglés -el teaser también está rodado en esa lengua-, ningún productor ni cazador de talentos estadounidense se comprometió a sacar adelante SandWoman. Sebastián, sin embargo, no volvió de vacío gracias al carácter global del evento: una productora mexicana que desarrolla sus proyectos en Canadá se ha interesado por la película. Además, el cineasta podría escribir un guion para un estudio que planea ambientar un largometraje en la Guerra Civil española. Preguntaron. Y Sebastián les desarrolló una idea que tenía pensada desde hace tiempo. "Es una lotería. Y si toca, toca", se sincera.

"Desde un punto de vista pragmático, no deja de ser como la feria del mueble, aunque estemos hablando de cine y de algo creativo. Es abrumador, gente de todo el mundo, pósters de películas y documentación gráfica por todos lados... Y no puedes vacilar o dudar porque lo tienen todo muy claro. Una de las frases habituales: nos resulta muy interesante tu idea pero quizá no interese para el mercado americano", relata Sebastián.

Con todo, matiza que "la actitud es en general bastante abierta. Escuchan y son muy respetuosos, seguramente porque saben que una buena idea puede convertirse en un éxito". ¿Una iniciativa recomendable? "Sí, si estás dispuesto a pasar mucho tiempo fuera. Requiere mucho compromiso con tu oficio y saber que has de cambiar de idioma y de esquemas de pensamiento. Y eso es bueno para quien quiera conocer un sistema de trabajo muy eficaz". "El nuestro", sentencia en referencia a la industria española, "es excesivamente dependiente de las subvenciones y está mal orientado porque fomenta el clientelismo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 16 de noviembre de 2011