Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La AIE alerta sobre un futuro energético "insostenible"

El precio del crudo puede llegar a 150 dólares a corto plazo

Medidas urgentes. La Agencia Internacional de la Energía (AIE) hizo ayer un llamamiento a los Gobiernos para que utilicen mejor los recursos energéticos de los que disponen. Si hacen oídos sordos, aseguraron los responsables de la agencia, encabezados por su directora ejecutiva, Maria van der Hoeven, durante la presentación del informe World Energy Outlook 2011, "el mundo se encamina hacia un futuro energético insostenible".

En un contexto de crisis económica, con la alargada sombra del accidente nuclear de Fukushima (Japón) todavía presente y viejos lastres sin resolver (los cuellos de botella en la inversión en infraestructuras energéticas), la AIE ha concluido que "a corto plazo" el precio del barril de petróleo podría llegar hasta los 150 dólares (el de tipo brent ronda los 112).

Tras la presión sobre los precios está la gran demanda de los países emergentes, con China en un puesto destacado. Según la AIE, lo más probable es que el mundo asista a un incremento sostenido de la demanda de petróleo durante las dos próximas décadas, hasta 2035, pasando de los 87 millones de barriles diarios del ejercicio 2010 a los 99 millones de barriles diarios en 2035. Con la demanda al alza, para evitar la presión sobre los precios, los Gobiernos deberían invertir (en la denominada zona MENA, Oriente Medio y Norte de África) al menos 73.000 millones de euros al año en infraestructuras.

Inversiones y cambios en las políticas energéticas son, además, indispensables para evitar el creciente deterioro medioambiental debido a la emisión de gases de efecto invernadero. La AIE, que considera necesario multiplicar por cuatro hasta 2035 las ayudas a las renovables (hasta 181.000 millones de euros) adelantó otra estimación: el cambio de política en materia nuclear por algunos países (caso de Alemania) podría llevar a un recorte del 15% en la potencia nuclear en las próximas dos décadas.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Jueves, 10 de noviembre de 2011