Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:HAL R. VARIAN | Economista jefe de Google

"La revolución está llegando a los medios de comunicación"

Con los libros sobre microeconomía de Hal R. Varian (Wooster, Ohio, 1947) han estudiado miles de economistas. Ahora son millones de personas quienes, de un modo u otro, compran los productos de la empresa donde trabaja como economista jefe. "Trabajar en Google es como trabajar en la universidad... pero con mucho dinero", dice entre risas. Se declara amante de la tecnología desde su época de estudiante. Se graduó en economía en el Massachusetts Institute of Technology (MIT), es máster en matemáticas y doctor por la Universidad de California en Berkeley. Antes de ser entrevistado, advierte: no podrá contar nada del estado de las finanzas de la compañía ni quiere hablar de la economía mundial.

"La tableta cambiará los medios 'online' porque combina emoción y razón"

"La clave es lograr que el lector digital invierta el mismo tiempo que en papel"

"La banca se enfrenta a lo mismo que hace 700 años. Nosotros, a nuevos retos diarios"

"Las empresas de tecnología tenemos que colaborar y competir a la vez"

Pregunta. ¿Es fácil ganar dinero en Internet?

Respuesta. No es fácil. No diría que es precisamente fácil... Es todo un reto, pero en general encontramos a gente que usa nuestros productos y que les gustan, y entonces llega el dinero. Normalmente, el dinero es un segundo paso.

P. Si reescribiera ahora sus libros superventas de microeconomía, ¿cambiaría cosas?

R. Por supuesto. De hecho, en la última edición añadí un extenso capítulo sobre las empresas de tecnología como Google o Facebook. Es muy importante para la gente que quiere entender la economía hoy día.

P. ¿No cree que Google ha perdido la imagen tan positiva que tenía? ¿Son ustedes como Microsoft u otros gigantes?

R. Cuando te conviertes en una gran empresa debes tomar decisiones. Algunas personas pueden estar de acuerdo y otras no. Hay que asumir que eso ocurrirá. Y, por supuesto, es cierto que Google es grande y muy influyente. Pero creo que tomamos las decisiones adecuadas.

P. Como responsable de finanzas, ¿es muy diferente el trabajo en Google y en un banco?

R. Sí, bastante. Si piensas en los problemas a los que se enfrenta la banca... ¡son casi los mismos que hace 700 años! En Google cada día te tropiezas con algo nuevo. Las entidades financieras se han enfrentado a crisis desde hace siglos, y no creo que sea nuevo para ellas. La historia les puede enseñar mucho. En tecnología, la historia también es útil, pero los retos cambian.

P. Google era un buscador. Ahora tiene correo electrónico, agenda, navegador, software para móviles... ¿Qué le falta?

R. La gran iniciativa ahora es la de las redes sociales, con Google+.

P. ¿Cómo ve la empresa dentro de 10 años?

R. Tenemos muchos proyectos interesantes, como los que se refieren a coches que se conducen solos. Es fantástico. Puedes dormir la siesta mientras se mueve. Sería un siestamóvil (sic). También son interesantes otros proyectos de robótica, como los de cirugía. Se trata de tomar la tecnología actual e integrarla en nuevos campos. En el caso, por ejemplo, del coche autoconducido, estaría muy vinculado a Google Street View o Google Maps.

P. La principal fuente de ingresos de Google son los anuncios. ¿No cree que es peligrosa esa dependencia total?

R. ¿Peligrosa? Bueno, ¿cuál es la fuente de ingresos de su periódico? [Risas] Hemos tenido mucho éxito en el negocio de la publicidad y, por tanto, seguiremos con él. Pero no significa que no miremos también otras alternativas.

P. ¿Internet puede ser también rentable para los medios de comunicación?

R. Creo que sí. La gente lee medios de comunicación en Internet con frecuencia, pero durante periodos muy cortos. Creo que las nuevas tecnologías como las tabletas, por ejemplo el iPad, van a revolucionar los medios, porque van a permitir combinar texto con vídeo y voz, y por ejemplo esta entrevista, el lector podría leerla y verla.

P. Eso se puede ofrecer ya en un ordenador...

R. Pero la gente relaciona el ordenador con el trabajo. Es donde la gente trabaja. Las revistas, los periódicos, la televisión y otros productos son cosas del hogar. Queremos ser capaces de llevar todo eso al tiempo libre, y los ordenadores son herramientas de trabajo. Creo que con dispositivos más cómodos que marcarán la diferencia.

P. ¿Pero los medios online pueden ser rentables si la publicidad es todavía tan barata en comparación con los medios tradicionales?

R. La cuestión es que en EE UU el lector medio de un periódico en papel invierte hasta 20 minutos en leerlo cada día. El lector de prensa digital invierte dos minutos. Así que si lograras que el lector digital también estuviera 20 minutos... sería fantástico, la clave.

P. ¿Así pagarían los anunciantes más por cada anuncio?

R. En realidad, el precio ahora no es tan diferente, si tienes en cuenta el precio por anuncio y por minuto de atención. Con dispositivos como las tabletas, la gente empezará a pasar más tiempo en los medios digitales.

P. ¿Así que el futuro de los medios es una tableta?

R. Estoy seguro. Y no solo lo pienso yo: Amazon,

Apple, Google...

P. ¿La revolución está por venir?

R. La revolución está llegando. Es el momento de explorar, de ser el primero en crear la mejor experiencia en la tableta.

P. Ante esa revolución, ¿para los medios de comunicación resultará más fácil adaptar su modelo tradicional o crear uno partiendo de cero?

R. Yo creo que acabará en un modelo mezclado. Porque el vídeo es muy importante para una conexión emocional, pero el texto y las palabras son básicas para el análisis. Con los terminales móviles o las tabletas puedes juntar emociones y razones, y esto marca la diferencia.

P. ¿Internet es más rentable en los móviles que un ordenador?

R. Todavía es pronto. Los smartphones [teléfonos inteligentes] tienen en realidad dos o tres años. Con los teléfonos hay un uso diferente: hay un mayor uso de servicios, por ejemplo, de localización. Calles, direcciones de locales... Además, es un uso más espontáneo: en un autobús, en un café.

P. ¿Cuánto tiempo invierte Google en conflictos con otras empresas o en juicios?

R. En Silicon Valley hay un término que se usa desde hace tiempo que es collapetition, que es la unión en inglés de los términos collaboration y competition [colaboración y competencia], y es muy útil. Cuando miras la tecnología, todo es un sistema: el hardware, el software, la comunicación, los contenidos... Todos tenemos que trabajar juntos, y las compañías están obligadas a colaborar para crear productos de consumo atractivos y útiles. Pero al mismo tiempo competimos. Es el caso, por ejemplo, de Amazon. Es un gran cliente de Google, usa Android en su nueva tableta, pero a la vez somos empresas que compiten. Es complejo, pero el sistema funciona porque nos obliga a ser mejores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 23 de octubre de 2011