Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:JOAN MARTÍ | Vulcanólogo del CSIC

"Estamos ante la mejor situación posible"

Ya ha empezado. Los sismógrafos del Instituto Geográfico Nacional (IGN) instalados en la isla de El Hierro comenzaron a registrar ayer por la mañana un tipo de onda "que es indicio claro de salida de magma", dice Joan Martí, vulcanólogo del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y uno de los miembros del comité científico asesor en esta crisis volcánica.

Los instrumentos señalaban la erupción submarina que se produjo a cinco kilómetros de la costa y a unos 900 metros de profundidad. "Es el mejor escenario en cuanto a seguridad de la población", asegura Martí en conversación telefónica.

Pregunta. ¿Qué evidencias hay de que se está produciendo una erupción?

Respuesta. La señal de los sismógrafos es muy clara. También ha bajado levemente la deformación del terreno [que había alcanzado los 40 milímetros]. Y esta tarde [por la de ayer] en los vuelos de helicóptero ya se han visto peces muertos. Lo que está pasando es que el magma sale, estimamos que a unos 1.200 o 1.250 grados, y también hay emisiones de gases, como el dióxido de carbono. Estos gases son los que matan a los peces.

"Lo más probable es que la erupción dure una semana o poco más"

P. ¿Qué puede pasar ahora?

R. No podemos ver a qué ritmo sale el magma, porque está demasiado profundo, y por eso no podemos saber cuánto va a durar. Pero por el tipo de volcanismo que hay ahora en las islas, lo más probable es que la erupción dure una semana o poco más, hasta que la presión se relaje y, entonces, ya está, hasta la próxima crisis.

P. ¿Qué ocurriría si la cámara magmática se reactivara?

R. Algo parecido a lo que hemos vivido estos últimos meses. Los sismógrafos lo detectarían.

P. ¿Se puede entonces bajar la guardia?

R. Siempre hay que estar al tanto. Pero con esta crisis se ha demostrado que las cosas pueden hacerse bien. Los vulcanólogos estamos muy contentos de haber podido seguir esta crisis desde el principio. Además, la gestión a través del plan ha funcionado bien.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 11 de octubre de 2011