ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

domingo, 9 de octubre de 2011
Entrevista:ALON BAR | Embajador de Israel

"En la ducha canto rock en hebreo"

Pregunta. ¿Es usted de esos israelíes que pretenden tener una casa en Toledo desde hace quinientos años?

Respuesta. Pues la verdad es que no, aunque lo lamento. Mis padres nacieron en Israel y los abuelos llegaron del este de Europa. Yo tengo un amor increíble hacia España y una nostalgia hacia las raíces españolas que no está basada en la realidad.

P. ¿Los Reyes Católicos eran unos bordes?

R. No los conocí personalmente, y el tema no me preocupa en el día a día. En nuestra historia fue un momento muy doloroso, y no creo que sea algo de lo que los españoles deban sentirse orgullosos.

P. ¿Por qué cree que en España, con tanta tradición judía, no ha calado el tirabuzón en la oreja?

R. Es un símbolo y tradición de los ultraortodoxos de Europa. La mayor parte de los judíos no son así.

P. ¿Usted nunca se ha dejado tirabuzones?

R. No. Yo crecí en un kibutz y soy laico de tradición y formación, no creyente. Seguramente estaría muy guapo, pero nunca me ha atraído dejármelos.

P. ¿Su antecesor era un paranoico o aquí le tratamos fatal?

R. Ninguna de las dos cosas [ríe]. El señor Schutz ama mucho a España. Lo he hablado con él. Pero le tocó estar aquí en momentos bastante difíciles. Ahora es mi jefe, y me alegré, porque entiende la importancia de estrechar las relaciones con España mejor que nadie.

P. No se esfuerce, que si es su jefe, yo le comprendo.

R. [Risas].

P. ¿Comparte la comparación que hizo entre los muertos que provocó su país en la flotilla que iba a Gaza y las víctimas de tráfico?

R. Yo prefiero enfocarme en la creación de relaciones positivas, y no poner demasiado énfasis en las dificultades y los problemas.

P. ¿Usted necesita mimos?

R. Desde mi llegada como embajador, hace dos meses, solo he encontrado simpatía y amistad. Y ganas de conocer y tener más contactos con Israel. Y sí, mucho interés por la situación política.

P. ¿Nota al pueblo español escorado hacia Palestina?

R. Es difícil para mí decirlo. España es un país comprometido con la causa palestina, pero en la mayoría de los casos quienes lo dicen añaden que esto no es en absoluto antiisraelí. Nosotros también apoyamos la creación de un Estado palestino.

P. Pues parece que ustedes van más de boquilla, a tenor de los hechos.

R. Como objetivo, el fin es común. Y las diferencias de opinión de cómo llegar a ello casi siempre son tácticas.

P. ¿Se necesita más valor para defender la postura israelí o para ser torero?

R. Para mí no es un dilema. A mí me toca defender la posición de Israel.

P. ¿Cuáles son sus pesadillas nocturnas? ¿Se le aparece Trinidad Jiménez?

R. De ninguna manera [ríe]. Siempre, siempre que la he visto ha sido muy agradable y cariñosa, y su discurso en la ONU nos pareció interesante. Como pesadilla, trabajé casi siete años en el Ministerio en el programa nuclear iraní.

P. ¿Usted cree que Jesucristo resucitó al tercer día?

R. Es una pregunta un poco difícil. Un filósofo judío, Martin Buber, dijo que el primer desacuerdo entre judíos y cristianos es si el Mesías ha llegado o aún no, pero que todos creen que en algún momento aparecerá. En lugar de pelearse, dice, esperemos a que llegue y le preguntamos si es o no su primera vez. Si es inteligente, dirá que no se acuerda.

P. Como experto en asuntos estratégicos, ¿cree que en la boda de la duquesa de Alba hay gato encerrado?

R. Se trata de una señora que ya no es jovencita, y cuyo marido parece un poquito más joven. Si hay amor ahí, me parece estupendo.

P. Otro asunto sensible: ¿Mourinho o Guardiola?

R. Esto me va a traer problemas. Yo tengo que ver el máximo de partidos que pueda en un año, y al final tomar la decisión. En Israel hay mucha admiración por Guardiola y el Barça.

P. Creo que lo suyo es cantar y bailar.

R. Bueno, canto de todo. Me gustan los cantantes españoles, Pedro Guerra, Ana Belén, e israelíes, David Brosa, Nhoa. También canciones tradicionales.

P. ¿Y en la ducha?

R. En la ducha canto rock en hebreo.

P. ¿En qué podría tocarle bailar con la más fea?

R. En los dos meses que llevo aquí estoy tan dirigido al pensamiento positivo que ni se me ha ocurrido pensarlo.

P. ¿Qué pretende, bailar con la más guapa?

R. Sí. Cuando vea que casi todas las declaraciones del Gobierno español están en la línea de Israel; que mis esfuerzos pueden incrementar los intercambios comerciales y culturales y las inversiones de ambos países, será para mí como bailar con la más guapa.

P. Casi nada. Usted lo que quiere es bailar con Miss España.

R. Para eso he venido.

Perfil

Con 54 años y tres hijos, dice ser aficionado a su esposa, pintora y ceramista. Él se define como el primer cocinero de la casa y marido ejemplar, aunque esto último no ha podido ser contrastado con la parte contraria. Tiene dos camisetas con su nombre del Atleti y del Barça, que no se pone para la foto porque pretende poder ir al Bernabéu. Le encantan el vino español, la carne, las verduras, el gazpacho y el marisco, "que no es kosher".

El nuevo embajador israelí, en su residencia madrileña, intentando introducirse en la disciplina del pilates. / GORKA LEJARCEGI

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana