Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Miles de personas se echan a la calle en 41 ciudades contra los desahucios

Los manifestantes piden un cambio legal y protestan por los privilegios bancarios

Miles de personas se manifestaron ayer en distintas ciudades españolas en favor de un cambio normativo que frene el goteo de desahucios que está causando la crisis económica y en defensa del derecho constitucional a una vivienda diga. Las protestas, que solo en las ciudades de Madrid, Valencia y Barcelona, sacaron a la calle a más de 9.000 personas, habían sido convocadas en 41 poblaciones por la denominada Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH). Y cuentan con el aval de movimientos sociales como el 15-M.

El objetivo de la plataforma es exigir la reforma de la ley hipotecaria, que considera injusta porque endeuda casi de por vida a las familias desahuciadas, al conceder una sobreprotección a las entidades bancarias en detrimento de las familias que están perdiendo sus empleos y casas debido a la crisis.

Los jueces denuncian un trato de favor a los bancos en los impagos de casas

La protesta más nutrida se registró en Barcelona, donde se concentraron unas 4.000 personas, que airearon consignas contra la actual Ley Hipotecaria y en favor de la dación en pago; es decir, que la deuda se extinga con la entrega al banco de la vivienda, informa Oriol Güell.

En Madrid, la plataforma logró reunir a unos 2.000 manifestantes, que recorrieron el tramo que existe entre la plaza de Cibeles y la Puerta del Sol. Los asistentes marcharon acompañados por los tambores de una batucada y animados también por la música y las consignas que salían de los altavoces del camión que abría la manifestación. "Aquí está / la cueva de Alí Babá", corearon a su paso por Banco de España, en la céntrica plaza de Cibeles, informa Carmen Pérez Lanzac.

En la Comunidad Valenciana hubo protestas en Valencia y en Alicante. Entre 2.000 y 2.500 personas recorrieron las calles de la capital valenciana, y también dirigieron su indignación hacia los bancos que encontraron en el camino. Entre los indignados estaba Juan Coperías, de 47 años, que perdió su negocio/vivienda, un hotel rural en Ciudad Real, tasado en un millón de euros hace solo unos años. Ahora, los bancos lo han subastado por 300.000 euros, y él sigue debiéndoles otros 400.000. "Ni en tres vidas lo podré pagar", se lamentaba, informa Federico Simón. Dentro de Andalucía, fue Granada, con medio millar de personas, la ciudad que congregó mayor número de personas.

A las demandas de los manifestantes se añadió ayer un comunicado de la asociación progresita Jueces para la Democracia (JpD), que denuncia el actual trato de favor de la ley a los bancos, aboga por la dación en pago de la vivienda y, además, reclama la aprobación de una ley que regule el sobreendeudamiento de familias y pequeños empresarios. JpD expresa en la nota su "preocupación" ante los crecientes desalojos por impagos de hipotecas.

La plataforma asegura que desde 2007 la crisis está dejando sin casa a unas 200 familias al día.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 26 de septiembre de 2011