Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crisis en la televisión pública

Una vieja reivindicación del Partido Popular

Controlar iNews, el sistema informático de edición de los telediarios era una vieja aspiración de algunos miembros del Consejo de Administración de RTVE, que ya le habían reclamado las claves para entrar en el corazón de los informativos a los expresidentes de la corporación, Luis Fernández y Alberto Oliart.

Concretamente, la consejera del PP que sacó adelante la medida, Rosario López Miralles, lo intentó en anteriores ocasiones. Se lo reclamó a Alberto Oliart por escrito y este le contestó en una carta (fechada el 23 de marzo pasado) que los trabajadores que no participen "en la elaboración de la información, incluido el director de TVE o el propio presidente de la corporación", no tenían permitido el acceso. Oliart añadía que con estas restricciones se trataba de preservar "un ámbito tan sensible como lo es el de los hechos noticiables", así como "el derecho fundamental a la libertad e independencia de los profesionales de la información". Abrir el iNews a personas ajenas a los informativos podría acarrear una "acusación de injerencia", advertía Oliart, convencido de que poder ver el contenido de los telediarios no facilitaba ni optimizaba el trabajo de los consejeros.

Aquellos que se opusieron avisaron en la sesión del miércoles de lo que podía significar "entrar en la herramienta específica de trabajo de los informadores", apunta Santos Ruesga, de UGT, que se mostró partidario de examinar el sistema con calma para ver cómo funcionaba y de no pronunciarse hasta la semana siguiente. En el mismo sentido intervino el vocal de CiU, Josep Manuel Silva, que expresó su deseo de aplazar la votación. Pero votó a favor. "Lo hice porque quienes conocen el iNews me convencieron, pero no creo que hubiera ninguna intención de controlar la información ni de manipular. Voté con esa tranquilidad", dice. Vista la repercusión de lo sucedido y el grosor del escándalo, Silva asegura que su decisión no fue la acertada. "Está claro que nos equivocamos. Solo nos queda rectificar".

La propuesta del PP no estaba, según fuentes del Consejo, en el orden del día. Únicamente la representante de IU, la periodista Teresa Aranguren, se opuso de manera radical, aunque a la hora de votar fue secundada por Santos Ruesga, de UGT.

Héctor Maravall, elegido por CC OO, optó por la abstención. Asegura que en ningún momento se planteó la utilización del acceso al sistema de edición de los telediarios como "un elemento de control" de los contenidos o como una "presión" hacia los profesionales que elaboran las noticias. Aunque reconoce que "podría dar lugar a una utilización abusiva o una sensación de injerencia que coartara la libre independencia" de los profesionales. Maravall apuntaba que los dos anteriores presidentes de RTVE tenían acceso al polémico sistema informático.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 23 de septiembre de 2011