Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Un satélite de la NASA caerá a la Tierra el viernes

Un satélite de observación atmosférica, de casi seis toneladas, que dejó de funcionar en 2005 y que ahora está incontrolado, caerá a la Tierra el próximo viernes (con un margen de un día antes y un día después), según ha anunciado la NASA. Los expertos señalan que tendrán datos más precisos a medida que se acerque la reentrada del Upper Atmospheric Research Satellite (UARS). Por ahora no es posible indicar por ahora dónde caerá, aunque es muy probable que lo haga en algún punto sobre el océano, que cubre la mayor parte del planeta. La NASA estima que los fragmentos podrían extenderse en una franja de unos 800 kilómetros de largo. La probabilidad de que un trozo del UARS caiga sobre una persona es de una en 3.200, es decir, "extremadamente remota", según informa Space.com.

Los expertos calculan que al menos 26 grandes fragmentos del satélite sobrevivan a la reentrada en la atmósfera, incluidas piezas de titanio y depósitos. El artefacto mide 10.7 metros de largo y 4,5 de diámetro.

El UARS fue lanzado al espacio en 1991 y funcionó hasta 2005. Era un satélite para hacer mediciones de la capa de ozono y de la composición química de la alta atmósfera, así como de los vientos y las temperaturas en la estratosfera.

Funcionó en órbita, a unos 580 kilómetros de altura sobre la Tierra y, desde que dejó de funcionar, ha ido perdiendo altura poco a poco. Los especialistas que hacen constantemente el seguimiento de las piezas de basura espacial calculaban que el UARS caería a la Tierra, a finales de septiembre o principios de octubre, pero se ha adelantado un poco la fecha, seguramente debido al fuerte incremento de la actividad solar que se está registrando.

A medida que se aproxima el momento, el Joint Space Operations Center (JSOC), en la base de la Fuerza Aérea de EE UU en Vandenberg (California), va acumulando más datos sobre la trayectoria del satélite y va mejorando sus predicciones de hora y lugar.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Lunes, 19 de septiembre de 2011