Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La colonia Castells no tiene quien construya

El Ayuntamiento y el Incasòl buscan colaboración privada para construir los pisos pendientes - Los vecinos dicen que los desalojan para "vallar un solar"

"Martes y 13, ¡mala suerte para los ocupantes del 15 de [el paseo de] Barnola!". Así comenzó a twittear ayer María Encarnación Muñiz el desalojo de sus vecinos en la colonia Castells, en Les Corts. Ella vive en una de las 10 casas bajas que aún se mantienen en pie y que están a la espera del desahucio. En el atractivo lote de cinco hectáreas, el Ayuntamiento de Barcelona y la Generalitat planeaban construir, con inversión pública, 300 pisos. Sin embargo, el nuevo gobierno de Xavier Trias (CiU) quiere abrir el proyecto a los privados. "Con la crisis, es difícil que alguien se embarque en el proyecto. Además de que es injusto, nos sacarán solo para vallar un solar", criticaron miembros de la plataforma que busca salvar el barrio.

Eran las 8.04 cuando María Encarnación, en su cuenta @enkarnabarna, empezó a contar el desalojo de sus vecinos, unos okupas que desde hace tiempo vivían allí. Los nueve jóvenes no ofrecieron resistencia, hicieron sus maletas y se marcharon. Los técnicos del Ayuntamiento entraron y después sacaron los enseres que quedaron dentro de la casa. La Guardia Urbana movilizó al menos 10 furgonetas. "¿Es necesaria tanta presión para que unos vecinos se tengan que marchar? ¡Estamos en un Estado policial!", se quejó Muñiz.

Ella también ha empezado a empacar. Hace un mes le notificaron el desahucio, pero resiste. "Me han dado una indemnización de 5.000 euros, tengo una pensión de 550. ¿Adónde quieren que vaya?", explica. Encarna llegó en 2005 al barrio y el plan de reubicación del Ayuntamiento se aplica quienes vivían allí antes de 2001, unas 280 familias. Según el Consistorio, seis de las casas están ocupadas. En las otras viven vecinos como Encarna.

Una portavoz del Ayuntamiento explicó que mientras no se termine de desalojar a todos los vecinos, para lo que no hay fecha, no se podrá pensar en la segunda fase de la reurbanización.

Fuentes del Incasòl confirmaron que aún no hay ningún tipo de proyecto adjudicado para construir los 300 pisos y que tampoco está confirmado si la partida de la Generalitat se verá afectada por los recortes. "Con el Ayuntamiento se están estudiando posibilidades de colaboración público- privada para el proyecto", aseguraron. En campaña electoral, CiU propuso crear un gran parque de vivienda pública bajo un régimen de derecho a superficie. Sin embargo, la crisis del ladrillo no parece menguar y será complicado encontrar socios. Más de 200 familias esperan su casa y que Trias cumpla otro de los compromisos que le auparon a la alcaldía: "desarrollar con más sensibilidad el plan de la colonia Castells, con tal de solucionar las molestias de los afectados".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 14 de septiembre de 2011