Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Fiesta en Derbi

El rumor del retorno de Rabasa planeó ayer sobre la concentración motera que organizaron los trabajadores de Derbi, amenazados por la intención de Piaggio de cerrar la planta de Martorelles (Vallès Oriental). La huella tanto de Derbi como de Rabasa es fuerte todavía en las comarcas del Baix Llobregat y el Vallès y el runrún sobre el regreso de la fabricación de bicicletas genera mucha simpatía.

La concentración, organizada por la agrupación de trabajadores Somos Derbi, de la planta de Martorelles, reunió a 500 moteros y modelos antiguos llegados incluso de Burgos. El alcalde, Romuald Velasco, descubrió una placa en la calle de Mogent, conocida popularmente como la recta de la Derbi, que adoptará el nombre de la firma.

Fernando Cornejo, de CC OO, celebró "el éxito" de una convocatoria organizada para "reconocer el esfuerzo de sus dueños y trabajadores a lo largo de su historia" y sobre todo desde el pasado mes de marzo, cuando Piaggio anunció el cierre de Derbi para trasladar su producción a Italia. Las movilizaciones de la plantilla lograron que la matriz retirara en julio el ERE que pesaba sobre sus 220 empleados. La actividad está garantizada para un año más a la espera de encontrar una salida.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Domingo, 11 de septiembre de 2011