Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

La reforma constitucional por la crisis quiebra el histórico consenso de 1978

Desplante simbólico de nacionalistas vascos y catalanes y la minoría de izquierdas - PSOE y PP buscaron a la desesperada la abstención de CiU, pero IU frustró la componenda

La primera reforma de gran calado de la Constitución se aprobó ayer en el Congreso sin unanimidad. PSOE y PP fracasaron en la búsqueda de apoyos y el histórico consenso que alumbró la Norma Básica en 1978 se quebró ayer en una jornada tensa y convulsa en el Parlamento. La reforma exprés para fijar la estabilidad presupuestaria en la Constitución, una medida tomada por la crisis económica y las tensiones en los mercados financieros, se aprobó por 316 votos a favor y cinco en contra. Los diputados de PNV y CiU ni siquiera votaron.

Salvo los dos votos a favor de UPN, la oposición no solamente dio la espalda a la iniciativa, sino que atacó con virulencia a los protagonistas del pacto: "El grupo PP-PSOE ha expropiado la Constitución española y le ha dado un duro golpe. Es una involución", señalaron los distintos portavoces. PP y PSOE buscaron hasta el último minuto la abstención de CiU mediante dos enmiendas. Pero Gaspar Llamazares (IU) vetó la posibilidad de que se votaran.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Sábado, 3 de septiembre de 2011