Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Comunidad sostiene que las medidas no son negociables

Horas antes de que concluyera la asamblea, la consejera de Educación, Lucía Figar, reiteró que su postura no es negociable y que, aunque haya huelga, las medidas se aplicarán. Es más, la consejera anunció que a principios de curso enviará a los inspectores a los centros educativos para controlar los horarios, asegurarse de que los planillos de todos los docentes estén bien elaborados y comprobar que ningún profesor dé una materia que no sea la que le corresponde.

Si hay huelga, a juicio de la consejera, "lo único que van a hacer es perjudicar a las miles y miles de familias y no van a conseguir la rectificación del Gobierno", informó Europa Press. Por eso, Figar confía en que los profesores "sean solidarios y comprendan lo que está haciendo la Consejería", aunque les suponga un "esfuerzo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de septiembre de 2011