Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:PEDRO PUY | Portavoz del grupo parlamentario del PP

"Galicia empezará a crecer antes porque hizo antes los recortes"

El despacho de portavoz parlamentario, el de recibir a las visitas, está impoluto. Sobre la mesa, desierta, reposan un reglamento de la Cámara y el Estatuto de Autonomía de 1981, cuya modificación descarta, y que por lo visto seguirá vigente unos años más. Ni siquiera la silla que heredó de su antecesor, Manuel Ruiz Rivas, hoy alcalde de Ribeira, está aún a su altura. La otra oficina de Pedro Puy (Granada, 1962) rebosa carpetas con documentos, periódicos viejos por repasar y datos económicos, lo que más ocupa a este profesor universitario mientras se acomoda al nuevo cargo. Pronostica que en "Galicia, al haber hecho antes los recortes, crecerá antes que otras autonomías que no hicieron ajustes condicionadas por su calendario electoral".

Pregunta. ¿Habrá nuevos recortes en las cuentas de 2012?

Respuesta. Pediría esperar, debemos conocer los anticipos que prevé el actual Gobierno y en su caso la confirmación por el próximo, que hará los Presupuestos del Estado. P. ¿Qué virtudes aparte de la austeridad y su capacidad para colocar la deuda ve en esta Xunta?

R. Tiene una virtud muy importante y que no siempre vemos en otros gobiernos, que es su cohesión interna. En un momento en que las cuentas caen año a año y que han pasado no ha habido la más mínima disensión. Destacaría sus reformas en la organización de la administración y el control del gasto público. El plan estratégico, que permite ver si las distintas partidas que intentan promocionar distintos sectores económicos son efectivas. Hay cambios sustanciales en la filosofía presupuestaria como la regulación de la colaboración público-privada y el control de los entes instrumentales, logros que se van a quedar largo tiempo entre nosotros.

P. La oposición dice que no es cohesión sino el bajo perfil de los conselleiros que no rechistan al presidente.

R. Discrepo. Es verdad que a diferencia de lo que ocurría en otros gobiernos, las personas que están en la Xunta entraron porque conocen lo que se traen entre manos, han trabajado sobre la materia en esa administración o en otras, y no por pertenecer a una determinada familia política. No es un reparto por cuotas de partidos políticos en una coalición o por cuotas territoriales sin tener en cuenta que hablamos de gestionar recursos públicos... el presidente dijo que quería conselleiros que vinieran aprendidos y eso es oportuno.

P. Defiende la cohesión de la Xunta, pero algunos conselleiros sufren gran desgaste. ¿Es necesaria una crisis de Gobierno?

R. Esa es una competencia del presidente y no he oído nada al respecto. Cuando cae el presupuesto es lógico que algunos conselleiros vean desgastada su imagen por no poder acometer algún proyecto, pero en general la gente ve que hay un Gobierno solidario y fiable.

P. El de Industria tuvo que apartar a la cúpula del Igape, detenida en un presunto caso de corrupción. Si el PP fuese oposición, reclamaría su cese.

R. Es probable, pero también es cierto que las circunstancias que acompañan a este procedimiento son extraordinarias y atípicas. De entrada, debe respetarse la presunción de inocencia y eso lleva a saber de qué se acusa a unas determinadas personas.

P. Dos años y medio desde el cambio de Gobierno y la economía no mejora en Galicia. Feijóo prometió soluciones para la pesca, el campo, la industria...

R. Los cambios estructurales en el presupuesto van a influir positivamente en los sectores económicos. Siempre que comparamos con otras comunidades debemos subrayar que Galicia ha hecho los ajustes antes, eso ha contraído la economía aquí, algo que no ha sucedido en otras comunidades. Hemos visto los ajustes de Cataluña en educación y sanidad, pese a que es más beneficiada en el sistema de financiación. Una vez hechos los ajustes estamos en mejor situación para tener más actividad económica que quienes han pospuesto esto condicionados por su calendario electoral. Es de presumir que a corto plazo estemos en una posición mejor que aquellas comunidades que van a tener grandes recortes y aun deben pasar por el efecto contractivo del gasto público.

P. Se mete la tijera a todas las partidas, ¿es razonable hacer una autovía por casi 700 millones entre Carballo y Berdoias?

R. Es una decisión que no solo tomó esta Xunta, sino la anterior y que tiene una vertiente de dinamización de una comarca damnificada y que está alejada del eje de desarrollo económico de Galicia. Apenas tuvo oposición, se ha cuestionado la forma de pago pero no la obra en sí.

P. Que otros partidos no la cuestionen no convierte en razonable una obra. Galicia amplía los tres aeropuertos a un tiempo y construye un puerto exterior frente a otro. ¿Es razonable?

R. Son obras de Fomento. Efectivamente, entran dentro de una dinámica del gasto público a la que algunos profesores universitarios empiezan a pedir que se analice el coste y beneficio para ver su rentabilidad.

P. Estos años de austeridad no se notaron en las diputaciones de Ourense y Pontevedra.

R. Ambas instituciones han hecho anuncios importantes. Es cierto que estamos ante un debate que se circunscribe a la organización territorial de la administración local que va más allá de las diputaciones, tanto sobre la racionalidad de sus estructuras como en el uso de sus recursos. No es momento a dos meses de las elecciones para propuestas ocurrentes como hablar de consejos de alcaldes y de vaciar de contenido las diputaciones.

P. No hace falta reformar la administración para que la diputación no tenga 1.000 empleados, o un edificio con 33 porteros.

R. Estoy de acuerdo con el planteamiento general, la redimensión de las plantillas que están infladas, no solo en un órgano provincial sino en muchos ayuntamientos de distinto color político, es necesaria. En Ourense, su presidente ha hecho un anuncio en este sentido.

P. ¿Ha sido un buen negocio la fusión de las cajas?

R. El negocio de la fusión era bueno antes de que el PSOE liquidase el modelo de cajas y después esas gestiones nos están posicionando bien en el escenario de los mercados financieros. Como en su día se conocieron las alternativas que maneja cada entidad, podemos ver cuál es el negocio que hubiera hecho Galicia si no se promoviese la fusión. Fue un magnífico ejercicio de responsabilidad política y que ha fortalecido a la economía gallega y no la ha debilitado, la mayor parte del ahorro gallego seguirá aquí, algo que pocas comunidades podrán decir.

P. Dijeron que se precisaba una caja gallega para avalar sectores estratégicos. Hoy se desinvierte en empresas estratégicas para tener una caja gallega.

R. Tiene que ver con las exigencias de capitalización del Banco de España y que resultan excesivas. Es evidente que lo más importante en una entidad financiera es que se mantenga en el mercado. Si perdemos la caja no hay posibilidad de apoyo a los sectores productivos. Es una gran paradoja que el PSOE laminase uno de los pocos instrumentos potentes de economía social en España.

P. En aras de la transparencia, ¿no hubiera sido conveniente un cierto reproche a los responsables de las cajas a la vista de su gestión?

R. Esto es correcto, pero también lo es que el Banco de España tiene funciones de supervisión y todas las decisiones que se adoptaron no encontraron obstáculos por parte del supervisor. No solo fallaron los responsables privados sino también los supervisores y la Comunidad Autónoma, que tenía capacidad de supervisión. Las decisiones que nos llevaron a la coyuntura actual se tomaron en 2006 y 2007 y no estábamos nosotros. Las decisiones del pasado son fáciles de criticar, pero el Banco de España exigió responsabilidades a los gestores de otras cajas. Quiere decir que aquí no ha habido ninguna decisión como las que obligaron a tomar medidas tan drásticas en otros lugares.

P. ¿Es un fracaso que la Xunta no llegue a presentar un texto para reformar el Estatuto?

R. Me gustaría saber qué cambió desde que se frustró la anterior reforma cuando los tres líderes políticos dijeron que hasta que cambiase el ambiente político no sería posible avanzar. Las cosas han cambiado para peor, algún responsable del BNG dice ahora que no quiere reformar el Estatuto, sino la Constitución, a raíz de la sentencia sobre el Estatut. Reabrir un proceso de reforma que no tiene garantías claras sobre su culminación no es responsable. Y el vigente Estatuto tiene aún mucho potencial. Galicia tiene capacidad de autogobierno, hace falta voluntad por parte del Estado.

P. ¿Un Gobierno de Rajoy sería más sensible a esa demanda?

R. Yo de lo que puedo responder es de la línea del PP de Galicia que desde hace varios años es defender nuestro ámbito competencial. Nuestro grupo va a seguir apoyando esa línea que empezó con la Autonomía.

P. ¿No sabe si Rajoy será más sensible a esas reclamaciones?

R. No se ha planteado esto, mi interlocutor ahora es Zapatero, el presidente que menos competencias dio a esta comunidad y que fue muy generoso con otras.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 29 de agosto de 2011