Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:LIBROS | NARRATIVA

Los trapos sucios / Etxeko hautsa

Narrativa. Tras obtener el Premio Nacional de Ensayo en 2010, Anjel Lertxundi (Orio, Gipuzkoa, 1944) vuelve a la narrativa con una novela que se edita al mismo tiempo en euskara: Etxeko hautsa y en su traducción española: Los trapos sucios.

Como resulta habitual en lo que se considera su cuarta etapa en la narrativa, tras algunos ejemplos de novela experimental y alegórica, Anjel Lertxundi quiere en esta entrega ofrecer una narración moral y ética ante la compleja situación del País Vasco. Jorge, ahora Gorka, colaboró en el traslado de dos activistas de ETA, uno de los cuales murió en una emboscada. Han pasado muchos años y ante la demencia senil de su padre, antiguo combatiente carlista, le escribe una extensa explicación, una larga carta de autoanálisis sobre las causas de sus actos en un tiempo pasado, su evolución personal, su compromiso político y, sobre todo, sobre las relaciones, tensas, entre padre e hijo en un escrito que comprime la historia de la transición en una perspectiva personal. Son conocidas las dotes del escritor Anjel Lertxundi, considerado como uno de los creadores contemporáneos más importantes en lengua vasca, poseedor de una personal habilidad de crear diferentes registros, como por el ejemplo la prosa médica, pero la novela no termina de equilibrar los dos pilares sobre los que se asienta: la narración del traslado de los militantes y la relación, el relato, de sus actos y pensamientos a su padre -que ya no comprenderá lo que el hijo dice-. Sobre la narración, la reflexión y la introspección toman ventaja en esta novela intelectual, en esta carta al padre, que termina de una forma dramática, y eficaz para mover la sensibilidad del lector, pero quizás débil en el uso de la causalidad. Ese desenlace introduce en la novela una crítica al papel de los medios de comunicación en la sociedad, otro de los temas recurrentes en la narrativa de Lertxundi.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Sábado, 27 de agosto de 2011

Más información

  • Anjel Lertxundi