Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Niños obesos pierden peso con Kinect

1.200 alumnos de Baleares participan en el estudio de ocio terapéutico

Bartolomé Burguera decidió comprar a su hija una consola en la Navidad de 2010, como tantos padres por esas fechas. Optó por XBOX, el sistema de videojuegos de Microsoft, acompañado por la novedad en aquel momento: Kinect, un complemento que permite jugar sin ningún mando, solo con los movimientos del cuerpo. Adiós a los botones y adiós a las tardes de ocio pasivo, con los niños sentados en el sofá.

Lo que le diferencia de otros padres es que ejerce como investigador en el Instituto Universitario de Ciencias de la Salud de Baleares. A medida que su descendiente iba jugando notó que adelgazaba y decidió llevar este aspecto, aparentemente lúdico, a su campo profesional. "No era especialmente amiga del ejercicio pero al divertirse lo tomó con ganas. Ahí está precisamente la clave", incide el doctor, "en la adherencia". Según sus estudio lo difícil no es comenzar, sino seguir con el ejercicio. "Todo el mundo que empieza en el gimnasio supera las primeras semanas, lo difícil es pasar de la rutina y ahí, el aspecto lúdico es clave", añade, "porque el factor incertidumbre, la sorpresa y la evolución en las destrezas hacen que sigan con ello".

Pasadas las vacaciones de Semana Santa comenzaron las primeras pruebas. 1200 niños de entre seis y catorce años de colegios en las Islas Baleares comenzaron a hacer ejercicio con Kinect. Otros, los que necesitaban un trato más personalizado, recibieron la consola en el hogar. El doctor explica los motivos de esta decisión: "Se trata de que interioricen el ejercicio, de que lo vean como algo externo, sino como parte de las actividades familiares. El objetivo final es cambiar los hábitos y la alimentación del hogar. No sé por qué siempre se ha pensado que un niño gordito es un niño sano, cuando la obesidad es un sinónimo de muerte".

Según los estudios de este centro lo ideal es que los jóvenes recorran una distancia de unos 10.000 pasos diarios. Sus estudios indican que pocos superan los 2.000. En junio de 2012 podrán hablar de los primeros resultados con más datos. En los tres primeros meses han observado algunos cambios: "Desde las tres primeras semanas se notan los cambios. Con tres horas de juegos semanales se queman 500 calorías a la semana. No se notan tanto los cambios de peso como la compensación corporal y la postura".

"Es imposible conseguir la constante participación en programas de vida saludable como el nuestro a no ser que se incorpore un elemento de diversión como Kinect, que funciona como ocio terapéutico, motivando a los participantes a conseguir los objetivos fijados", explica Lidia Pitzalis, responsable de comunicación de XBOX para España.

Mientras llegan los primeros resultados el equipo del Doctor Burguera ya piensa en cómo mejorarlo: "Nos gustaría poder grabar partes con la cámara web para controlar a distancia y comparar las mejoras a largo del tiempo. También crear un sistema de incentivos, para que a medida que superan retos, reciban recomepensas para progesar".

* Este articulo apareció en la edición impresa del Lunes, 22 de agosto de 2011