ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

sábado, 6 de agosto de 2011

Siete de cada 10 alumnos suspenden la prueba de Secundaria de Educación

El examen arroja el peor resultado desde su implantación en 2008

"Estas últimas palabras las oí en la calle". ¿Cuál es el verbo? ¿Dónde está el sujeto? ¿Y los complementos? Más de 46.000 alumnos de 3º de ESO tuvieron que analizar sintácticamente esta frase en abril. Uno de cada dos lo hizo mal. Tampoco encontraron el máximo común divisor y el mínimo común múltiplo de 120 y 165 y nueve de cada 10 no supieron calcular el área de un círculo. La prueba de Conocimientos y Destrezas Indispensables (CDI), implantada en 2008 en Secundaria por la Comunidad de Madrid, ha arrojado en el último curso las peores notas de su corta historia.

Los resultados han sido "decepcionantes" y "terroríficos", sobre todo en matemáticas, a decir de la viceconsejera de Educación, Alicia Delibes, que ofreció ayer los datos del examen que realizaron simultáneamente 775 centros públicos, privados y concertados. No le falta razón. Siete de cada 10 estudiantes suspendieron la prueba que incluye ejercicios de cálculo, problemas, un dictado y un comentario de texto. Más del 80% cometieron faltas de ortografía y solo un 17,7% supieron conjugar bien los verbos.

La viceconsejera aboga por mandar a la inspección a controlar lo centros

Los alumnos han obtenido un 2,75 en matemáticas, la peor media desde el inicio de la prueba. La nota de lengua fue un 5,40. La media de ambas pruebas, un 4,08. "He dado muchas vueltas a estos malos resultados", confesó ayer Delibes, que ha sido profesora de matemáticas en Secundaria durante 25 años. La viceconsejera lanzó un mensaje a sus antiguos colegas: "Quiero que todos los profesores de matemáticas analicen bien este resultado". Y luego ofreció un análisis que se detuvo más en terceros que en posibles errores de las políticas dictadas desde su área.

Para empezar, explicó que se ha cambiado el sistema de corrección de la prueba de matemáticas, que pasa de tres opciones (bien, regular y mal) a solo las dos extremas. Considera que eso ha lastrado la media de matemáticas y también los resultados generales. La Sociedad Madrileña de Profesores de Matemáticas Enma Castelnuvo, con 350 miembros, tildó de "barbaridad" este cambio en junio, entre otros motivos, porque elimina los matices. Un estudiante puede desarrollar bien un problema y fallar en el cálculo final, por ejemplo.

A Delibes le preocupan las herramientas: "El uso abusivo de las calculadoras que hacen los alumnos está perjudicando la adquisición de conocimientos básicos en matemáticas". Recordó que su Consejería ha pedido que la prueba se incluya en el expediente del alumno para que repercuta en su nota media y resulte más motivadora para los estudiantes. Y se paró en el papel de los profesores que, a su juicio, "avanzan sin comprobar si los conocimientos se están asentando" en unos programas de curso que son "muy ambiciosos y muy largos".

Hubo poca autocrítica respecto a su papel. El año pasado, cuando los alumnos obtuvieron por primera vez un aprobado en matemáticas, Educación lo achacó a una modificación impulsada por la Consejería: el desdoble de la asignatura en dos optativas. La primera, Ampliación, está dirigida a los alumnos más aventajados. La segunda, Refuerzo, para los que obtienen peores resultados. Este año, con la peor nota desde 2008, el argumento cambia. Según la viceconsejera, no todos los centros han aplicado esos desdobles porque no están obligados a hacerlo. Y añadió: "No podemos saber qué hacen los profesores, tendríamos que mandar a la inspección a ver". Y pidió que tomen estos resultados como "revulsivo" para futuras convocatorias.

Solo en el turno de preguntas, respondió sobre cuál puede ser el fallo de la Consejería. Le achaca el error de no haber marcado los contenidos "esenciales" de los currículos para guiar a los docentes. "Dejaremos bien claro qué va a entrar en la prueba de CDI", apostilló y rechazó que a la educación madrileña le falten recursos -más docentes, aulas con menos alumnos, más desdobles- como claman profesores y sindicatos desde hace años.

Solo un instituto en cabeza

La Consejería de Educación no dio ayer los nombres de los primeros de la lista en la prueba de 3º de ESO. Hace menos de un mes, en la presentación de los resultados del examen de 6º de Primaria, sí reveló cuáles fueron los 15 colegios con mejores resultados, entre los que se encontraban seis centros públicos, seis concertados y tres privados.

A diferencia de lo que ha ocurrido con los colegios, solo un centro público está entre los 10 primeros en Secundaria. Es el instituto Federico Moreno Torroba, de Carabanchel, que ocupa la novena plaza. El 66,67% de sus estudiantes aprobaron ambas pruebas, con un 100% en el caso de lengua, se informó ayer desde la Consejería.

Educación espera que el examen, que este año ha obtenido el peor resultado desde su implantación, sirva de "revulsivo" para mejorar. Entre sus planes para conseguirlo estaba convertir la tutoría en una hora de refuerzo de lengua, matemáticas o inglés. Según dijo ayer la viceconsejera Alicia Delibes porque "se ha abusado de utilizar esa hora para hacer solo cosas colectivas descuidando la atención individual". Pero la nueva distribución de las tutorías ha quedado a medio camino entre lo que quería Educación y lo que reclamaban profesores y directores, que protestaron enérgicamente contra el cambio. La orden que regula esta hora semanal, publicada recientemente, permitirá a los centros decidir si la mantienen como hasta ahora o la dedican a una clase de refuerzo.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana