ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

sábado, 30 de julio de 2011

La subida del metro afecta a los billetes de tranvía y los autobuses interurbanos

La subida del metro afecta a los billetes de tranvía y los autobuses interurbanos

Cuando entre en vigor esta subida, previsiblemente a mediados de agosto, Madrid tendrá el billete sencillo más caro de España (1,50 euros), por delante de Barcelona (1,45 euros), según un estudio realizado por la organización de consumidores Facua.

Desde que hace un año el Gobierno de Esperanza Aguirre incrementara bruscamente el precio del metrobús -pasó de 7,40 euros a 9,30 euros-, han aumentado en un 8% los usuarios que compran el billete sencillo. El incremento en el precio de este tipo de tique abre la puerta a futuras subidas del abono de 10 viajes. Hasta ahora, el precio del metrobús apenas tenía recorrido al alza porque, de hacerlo, hubiese podido resultar más rentable comprar 10 billetes simples. Por eso, se esperan nuevas subidas para final de año.

La Comunidad de Madrid se queja de que el transporte público madrileño tiene un serio problema de financiación. La venta de billetes y abonos solo aportan el 30% del coste del servicio, cuando lo eficiente, dicen, sería que sufragara al menos la mitad de los gastos.

El consejero de Transportes, Antonio Beteta, aseguró ayer durante una entrevista en la cadena Cope que la subida "se hace por absoluta e imperiosa necesidad". El máximo responsable del transporte en la región trató de justificar el aumento del 50% del billete del metro: "Suben los carburantes muchísimo y en consecuencia, los costes se incrementan y solo hay dos opciones: que lo pague el presupuesto o que los usuarios que están pagando solo 38 céntimos de cada euro que cuesta el billete, tengan que incrementar su aportación", según recoge Europa Press.

La presidenta regional, Esperanza Aguirre, fue más beligerante. A una ciudadana que le preguntó por la subida le contestó: "Comprendo que le ha mandado Tomás Gómez [líder de los socialistas madrileños]. El abono está congelado y todo está congelado, absolutamente congelado. Lamento que a usted le mande Tomás, pero no". El abono permanece congelado, aunque lo previsible es que suba en diciembre.

La medida ha generado una multitud de opiniones en contra de oposición, sindicatos y asociaciones vecinales. Uno de los más duros fue el secretario general del PSM, Tomás Gómez, quien calificó la medida como "tarifazo de auténtica vergüenza". Gómez preguntó a Aguirre: "¿Esta subida es para pagar la corrupción en Metro? ¿Para esas comisiones ilegales que han supuesto un sobrecoste en las obras? ¿Tienen que pagar más los ciudadanos madrileños por usar el transporte público cuando las personas que ha puesto la señora Aguirre al frente de instituciones como Mintra o Metro parece que son hoy más que sospechosos de estar en procesos de corrupción?", espetó Gómez, que ha endurecido últimanente su discurso.

La Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid (FRAVM) emitió ayer un comunicado en el que consideraba que la subida "castiga a los usuarios con menos recursos, especialmente a los parados".

Un portavoz de la Comunidad de Madrid justificó que la revisión de tarifas en el transporte público regional supone un aumento global del 2,2%, lo mismo que subió el Gobierno estatal el precio del transporte la semana pasada.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana