ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

miércoles, 27 de julio de 2011

80 muertos en un accidente aéreo en Marruecos

La niebla provoca el siniestro del Hércules, que transportaba militares

Ochenta personas, en su mayoría militares, resultaron muertas en el accidente de un avión de transporte militar en el sur de Marruecos, según informó un comunicado del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas Reales (FAR) reproducido por la agencia de prensa oficial (MAP).

A bordo del aparato, un Hércules C-130, viajaban 80 pasajeros: 59 militares, nueve miembros de la tripulación y 12 civiles familiares de los militares.

Solo dos pasajeros sobrevivieron al accidente, según el comunicado de las FAR. Heridos de gravedad, fueron ingresados en el hospital militar de Guelmin, a 740 kilómetros al sur de Rabat, donde fallecieron.

A ese centro hospitalario fueron también trasladados los restos mortales de las demás víctimas que pudieron ser recuperados. Al caer la noche los socorristas seguían buscando las pertenencias de los pasajeros, esparcidas por la zona.

Los accidentes dejan serias dudas sobre la fiabilidad de la red de alta velocidad

El Lockheed C-130 Hércules se estrelló contra un monte a las nueve de la mañana (hora local) a una decena de kilómetros al noreste de Guelmin, a "causa de las malas condiciones meteorológicas". Había algo de niebla en la zona.

Los C-130 son antiguos aviones de transporte, de fabricación norteamericana, diseñados en los años cincuenta y con capacidad para un centenar de pasajeros. El Ejército marroquí los utiliza para trasladar a sus militares al Sáhara Occidental, antigua colonia española donde están concentradas la mayoría de sus divisiones a lo largo de un muro que le sirvió para defenderse de los ataques del Frente Polisario.

El avión accidentado había iniciado su ruta de madrugada en Agadir y se disponía a aterrizar en Guelmin, antes de continuar hasta El Aaiún (capital del Sáhara Occidental) para acabar su recorrido en Dajla (antigua Villa Cisneros en tiempos de la colonización española).

El rey Mohamed VI trasladó su pésame a las familias de las víctimas. En él se declara "profundamente afectado por el doloroso accidente" y asegura que "reza para el reposo de las víctimas de los mártires del deber nacional (...)". Implora además "al Altísimo (...) para que les acoja, en su amplio paraíso, entre los mártires".

El accidente aéreo de ayer es el mayor en Marruecos desde que en 1973 un avión civil, de la compañía de bandera Royal Air Maroc (RAM), se estrelló cerca de Rabat causando 105 muertos.

El último gran accidente aéreo tuvo lugar hace 17 años y en él resultaron muertos 44 pasajeros y miembros de la tripulación de un avión de la RAM que se estrelló a escasa distancia de Agadir. Una comisión de investigación concluyó poco después que el piloto del avión lo había provocado deliberadamente.

Los accidentes aéreos son raros en Marruecos pese a que en el norte del país se efectúan numerosos vuelos ilegales de pequeños aparatos, muchos de ellos matriculados en España, que transportan hachís hasta la península Ibérica. Aterrizan en pistas improvisadas en el Rif y, una vez cargada la mercancía, despegan sin repostar.

Un cuerpo yace entre los restos del fuselaje del Hércules siniestrado ayer cerca de Guelmin. / AFP

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana