Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Valencia cede suelo público de uso escolar a la Católica

El Ayuntamiento de Valencia aprobará, finalmente, la modificación del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) que implica la cesión a la Universidad Católica de una parcela pública en el distrito de Campanar destinada a uso escolar.

El concejal de Urbanismo, Jorge Bellver, explicó la decisión de aprobar provisionalmente esta medida tras la primera reunión de la comisión en este mandato.

El solar, de 13.000 metros cuadrados, albergará un hospital universitario y una facultad privados en un distrito en el que la Consejería de Educación reconoció, a través de un informe, la necesidad de 4.300 plazas de Infantil y Primaria y 1.900 para Secundaria. A pesar de las carencias, la consejería emitió un informe favorable a la recalificación del suelo.

Bellver calificó la futura construcción de "una instalación educativa de interés general" y añadió que los socialistas aprueban estas iniciativas donde gobiernan pero no donde ejercen como oposición en referencia al exalcalde de Gandia que, según el edil, estaba "dispuesto a ceder suelo gratuitamente a la Universidad Católica". Bellver sostiene que el Ayuntamiento de Valencia lo hará a través de un concurso que supondrá "una concesión con connotaciones económicas favorables para el Consistorio". Por su parte, el concejal socialista Vicent Sarrià lamentó la recalificación del solar en un distrito "con graves carencias educativas" y añadió que el Ayuntamiento facilita "en tiempo express" todas las peticiones que provienen de la Iglesia Católica.

Carencia

EUPV también votó en contra de la modificación del PGOU al considerar que esta concesión impide el uso y disfrute de un bien público como garantiza la ley.

Los problemas por el solar de Campanar vienen desde el pasado mes de febrero, cuando el pleno del Ayuntamiento aprobó el cambio de uso del suelo en un distrito cuyas necesidades escolares se han puesto de manifiesto por el significativo crecimiento poblacional. La carencia ha llegado a tal punto que el colegio público Giner de los Ríos ha tenido que construir tres barracones para solventar la saturación de alumnos que padece.

La consejería ha admitido en varios informes la necesidad de construir dos centros de Infantil y Primaria y uno de Secundaria, pero los solares disponibles son pequeños y alejados de las zonas residenciales, a excepción del que se cederá a la Universidad Católica.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 26 de julio de 2011