Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Fotonoticia:Búscame ahí... | EL VIAJERO HABITUAL

Armonía en círculos concéntricos

En los guijarros rastrillados con precisión milimétrica del templo de Daitoku-ji (Kioto, Japón) se percibe el sentido del orden y la geometría indispensable para que 127 millones de personas convivan en un país del tamaño de Alemania; en un archipiélago volcánico, sobre una falla. También llamado La Montaña del Tesoro del Dragón, el templo invita a la misma contemplación que en el siglo XIV, cuando fue fundado, y sus jardines siguen ayudando a la meditación zen, práctica que dio nombre a este tipo de jardín.

Durante la Segunda Guerra Mundial, el patrimonio de Kioto fue de los pocos que se libró de los bombardeos aliados. Por ello, la ciudad (www.kyoto.travel) es hoy la capital cultural de Japón y 13 de sus templos budistas son patrimonio mundial de la Unesco. El de Daitoku se encuentra en el montañoso norte de Kioto, a solo dos horas y cuarto de la desbordante modernidad de Tokio gracias al shinkansen (tren bala). Para llegar a Tokio, Aeroflot (www.aeroflot.ru) ofrece vuelos con escala en Moscú desde 537 euros.

MÁS INFORMACIÓN

* Este articulo apareció en la edición impresa del Sábado, 23 de julio de 2011