Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:TRIBUNA

El Sindicato Médico y la gestión clínica

Hace más de 13 años que el Servicio Andaluz de Salud (SAS) comenzó a implantar en los hospitales un nuevo modelo de gestión, la Unidad de Gestión Clínica (UGC), basándose fundamentalmente este modelo en la participación de los profesionales, en la gestión por objetivos y dirigidas por un director de Unidad.

Durante estos años hemos reiterado al SAS, en innumerables ocasiones, la necesidad de legalizar tanto las UGC hospitalarias como el procedimiento de nombramiento de los cargos intermedios. La Administración sanitaria con su actitud de dejar hacer en todo este tiempo, ha provocando una situación de inseguridad jurídica que no favorece a sus trabajadores ni al necesario sosiego profesional de estos. Incluso, el Defensor del Pueblo Andaluz, en el 2010, formula una Resolución dirigida al SAS: "....se proceda a la mayor celeridad posible a instar la regulación de la organización y funcionamiento de las UGC en el ámbito de la asistencia especializada, ateniéndose en lo referente a la provisión de las direcciones de las mismas al procedimiento reglamentariamente establecido (decreto 75/2007), restringiendo la asignación funcional con carácter excepcional y transitorio".

Con la reciente publicación del borrador de decreto de UGC, con el que por fin se intentaba legalizarlas, se proponía una amplia y profunda reordenación del sistema sanitario público andaluz en la estructura, funcionamiento, sistema de acceso y promoción, condiciones laborales y otras, que afectaban a todo el personal del SAS en general y de los facultativos en particular. El Sindicato Médico presentó una amplia batería de alegaciones a fin de preservar derechos y condiciones laborales de nuestros representados.

Un segundo borrador presentado por el SAS, mucho más reducido, se dedicaba a regular principalmente el nombramiento de los cargos intermedios de dichas UGC, pero sin asumir buena parte de nuestras alegaciones y por tanto sin colmar mínimamente las expectativas de los profesionales. En ese momento de la negociación el SAS publica en BOJA varias convocatorias de cargos de director de UGC en los hospitales andaluces, aplicando una normativa aún inexistente, lo que provoca nuestro rechazo.

Al mismo tiempo, se publica en este diario un manifiesto elaborado por actuales cargos intermedios en apoyo del borrador presentado por la Administración. En dicho manifiesto se hace referencia a la confrontación sindical como motivo de la retirada del borrador de decreto por parte del SAS.

En este sentido, queremos manifestar que nuestra postura, ante este tórpido desarrollo de negociación del decreto, ha sido en todo momento llegar a un acuerdo. No estamos en contra del modelo de UGC, pero sí en la forma como se ha aplicado hasta ahora (sin participación, sin transparencia, con designación de facto de cargos, etcétera.) así como del modelo ofertado. Sí estamos en contra de la imposición por decreto. Sí estamos en contra de la posibilidad de que titulados no facultativos puedan dirigir las UGC hospitalarias. Sí estamos en contra del actual sistema de provisión de cargos intermedios y sí estamos a favor de la sanidad pública y de la selección de los mejores candidatos.

Apostamos y defendemos firmemente la presencia de los sindicatos en todo aquello relacionado con las modificaciones de las condiciones laborales y retributivas de los miembros de las UGC y exigimos, como cuestión previa para continuar la negociación, la anulación de todas las convocatorias publicadas, hasta que aparezca en BOJA el acuerdo que deseamos pudiera alcanzarse.

Por último, queremos reafirmar nuestra voluntad de negociar, aunque quizás éste no sea el mejor momento, pero sin prisas, después de cinco años esperando, dado el calado de todo lo que se pretende cambiar, y de que por fin las UGC estén normalizadas. Y sin la más mínima duda vamos a exigir que no se produzca ningún menoscabo en los derechos y condiciones laborales de los facultativos y que la selección de los cargos intermedios se realice con transparencia y objetividad basándose en la equidad, publicidad, mérito y capacidad como promulga la Constitución Española.

Antonio Gutiérrez Martín es presidente del Sindicato Médico de Sevilla (SMS). Suscriben este artículo Juan Pedro Jiménez Tamplin (presidente de atención especializada del SMS), Gustavo Silva García (secretario de atención especializada del SMS) y Miguel Ángel Montilla Sanz (vocal de atención especializada del SMS).

* Este articulo apareció en la edición impresa del Viernes, 22 de julio de 2011