Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mi nombre es Putin, Vladímir Putin

Al estilo Bond, el político anuncia un juego de agentes secretos

La imagen de Vladímir Putin, el jefe del gobierno ruso, caracterizado como agente secreto, está siendo utilizada en unos carteles publicitarios. Los carteles muestran a Putin en movimiento, con una pistola en la mano, la pajarita desanudada y la americana abierta en un estilismo que recuerda al actor británico Daniel Craig, el protagonista de Casino Royale, por no decir que han insertado la cara de Putin en el cuerpo de Craig. La imagen va acompañada de dos textos: "Desde el 15 de julio en todos los cines" y "V. V. protege". Las iniciales corresponden al nombre (Vladimir) y el patronímico (Vladímirovich) del primer ministro, y son usadas por los funcionarios allegados al político para designarlo familiarmente. Aparentemente, los carteles pertenecen a la campaña publicitaria de un videojuego en el que los ganadores, además de recibir diferentes premios como un coche y varios modelos de iPad, tendrán también ocasión de escuchar una voz semejante a la de Putin.

La empresa promotora del videojuego, que lleva por nombre Proyecto X, asegura que se trata de "un proyecto estatal secreto, enmascarado como un videojuego ruso". El juego, en el que solo pueden participar ciudadanos rusos mayores de edad, está destinado a seleccionar los agentes "con más talento y perspectivas para la defensa y protección del Proyecto X", señala la página de la web.

No es la primera vez que la imagen de los dirigentes rusos es utilizada. En primavera, un cartel de Putin y el presidente Dmitri Medvédev, vestidos ambos en ropa de tenis, apareció en el centro de Moscú como si fuera la publicidad de unos grandes almacenes. Los dos politicos, con la tez muy pálida y unas piernas desnudas más bien flacas, llevaban raquetas en la mano y unos inmaculados jerseys con la inicial de cada uno bordada. La amanerada representación no podía resultar más chocante sobre el telón de fondo de las duras realidades rusas. Los almacenes que supuestamente se anunciaron negaron tener nada que ver con el cartel, que fue retirado rápidamente por las autoridades municipales. También durante la primavera apareció un cómic en el que Putin se veía como un Superman que lucha contra los zombies con ayuda de un gnomo parecido a Medvédev. Los zombies eran caracterizados como unos individuos con gorros azules, en alusión a los cubos azules, un movimiento ciudadano que lucha contra los privilegios.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Jueves, 14 de julio de 2011